Irak pierde el control de la ciudad Falya

Los combatientes de Al Qaeda han incautado equipos militares, proporcionados por la marina estadunidense a la policía de Faluya, cuya sede central está ocupada por los combatientes.

Madrid

El gobierno iraquí ha perdido el control sobre la ciudad de Faluya, en la provincia occidental de Anbar, que ahora está en manos de militantes de Al Qaeda, según afirmó este sábado un alto funcionario de seguridad local.

"Faluya está bajo el control de ISIL", señaló el funcionario, refiriéndose al grupo Estado Islámico de Irak y el Levante, vinculado a Al Qaeda.

Los combatientes de Al Qaeda han incautado equipos militares, proporcionados por la marina estadunidense a la policía de Faluya, cuya sede central está ocupada por los combatientes.

Este sábado no había ninguna señal de enfrentamientos en el interior de Faluya, y la mayoría de los combates se llevaron a cabo en una carretera que une la ciudad con Bagdad, la capital iraquí, reportó el canal árabe de noticias Al Arabiya.

Las ciudades de Ramadi y Faluya, al oeste de Bagdad, son el centro de feroces combates remontándose a los años después de la invasión liderada por Estados Unidos en 2003 cuando ambas entidades eran bastiones insurgentes.

Los combates estallaron en el área de Ramadi el lunes pasado, cuando las fuerzas de seguridad retiraron el principal campamento de protesta de árabes sunitas contra el gobierno chiita, que se estableció después de las manifestaciones que estallaron a finales de 2012.

La violencia se extendió a Faluya, y las fuerzas de seguridad se retiraron de las zonas de ambas ciudades, dejándolas abiertas para que los milicanos ISIL tomaran el control.

Las banderas negras características de Al Qaeda han ondeado en los mástiles de los edificios gubernamentales después de la toma de Faluya y el ISIS ha impuesto un estado islámico, de acuerdo con los reportes de la prensa.

El diario The Washington Post adelantó ayer que no hay presencia del Estado iraquí en Faluya. "La Policía y el Ejército han abandonado la ciudad. Al Qaeda ha quitado las banderas iraquíes, las ha quemado y ha erigido sus propias banderas en todos los edificios".

El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, decidió hace dos días enviar refuerzos militares a la provincia de Anbar, de mayoría sunita, luego que milicianos tribales y fuerzas de seguridad se enfrentan a los miembros insurgentes de Al Qaeda.