Irak comienza a recuperar terreno ante EI, afirma ONU

El enviado especial de Naciones Unidas para el país árabe, Nikolai Mladenov, elogió ante el Consejo de Seguridad la nueva estrategia de unidad nacional del gobierno ante el Estado Islámico.
Paracaidistas iraquíes de la brigada Abbas se disponen a entrar en un helicóptero durante un curso de entrenamiento en Kerbala
Paracaidistas iraquíes de la brigada Abbas se disponen a entrar en un helicóptero durante un curso de entrenamiento en Kerbala (EFE)

Nueva York, Mosul

El enviado especial de la ONU para Irak, Nikolai Mladenov, afirmó hoy que la nueva estrategia de unidad nacional del gobierno iraquí para enfrentar al grupo Estado Islámico (EI) está "dando frutos", con las comunidades locales recuperando terreno ante los extremistas islámicos.

Al presentar el informe de la situación en Irak ante el Consejo de Seguridad de la ONU reunido en Nueva York, Mladenov destacó los esfuerzos del gobierno del presidente Fuad Masum para "mejorar su cooperación con las tribus locales y otros residentes decididos a proteger sus comunidades contra el EI", entre ellos las autoridades de la región autónoma del Kurdistán (norte).

"Esta estrategia está dando frutos. Movilizados por la creciente brutalidad del EI, ilustrada recientemente con la masacre de 322 miembros de la tribu Albu Nimr, las comunidades están respondiendo", dijo.

Entre los resultados que comienzan a verse, Mladenov enumeró los acuerdos del gobierno central con autoridades locales para formar fuerzas en las provincias de Nínive (norte) y Al Anbar (oeste), que ha permitido liberar las ciudades de Amerli, Jurf Al Sajar y Zumar, además de la recuperación de la refinería petrolera de Beiji.

El enviado especial de la ONU mencionó además hechos "positivos" en las relaciones entre las autoridades del Kurdistán y el gobierno central, vital para frenar la ofensiva de los yihadistas, que se apoderaron de extensas zonas en Irak después de haber hecho lo mismo en la vecina Siria en 2013.

Mladenov señaló que "los esfuerzos del gobierno central están siendo reforzados por el apoyo de la comunidad internacional". Una coalición de países liderados por Estados Unidos participa en la guerra contra el EI mediante ataques aéreos. En ese marco, el enviado de la ONU instó a los grupos armados que no pertenecen al EI a "dialogar con el gobierno" para unirse contra el peligro del terrorismo.

"Tiempos de devastación"

A pesar de exhibir un panorama algo más esperanzador, Mladenov recordó que son "tiempos de devastación" en Irak, donde, desde principios de 2014 hasta fines de octubre, ha habido "al menos diez mil civiles asesinados y casi 20 mil heridos", además de "1.9 millones de desplazados".

"La estrategia del EI es obvia (...) destruir el Estado iraquí y reemplazarlo con un Estado del terror construido en el genocidio, los crímenes de guerra y los crímenes contra la humanidad", insistió.

Durante la reunión del Consejo de Seguridad, también habló el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad Al Hussein, quien se refirió a los crímenes de genocidio, crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra perpetrados por el grupo Estado Islámico, en particular respecto de la minoría yazidí, que vive en el norte de Irak.

De acuerdo con la "evidencia existente" ahora, el responsable señaló que miembros del EI han incurrido en "tres de los cinco delitos" incluidos como crímenes de Genocidio y "nueve" de las once ofensas definidas como crímenes contra la humanidad por el Estatuto de Roma.

Por último, la secretaria general adjunta de la ONU para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, advirtió que a pesar de las donaciones recibidas por Naciones Unidas que han permitido comenzar a enfrentar la crisis "se necesita mucha más ayuda de manera urgente".

Amos indicó además que la inseguridad y enfrentamientos impiden a la ONU entregar asistencia a unos 2.2 millones de personas que viven en zonas bajo control del EI y grupos armados afiliados. "Esto no es solo una crisis iraquí. Esto es parte de una catástrofe regional a la que debemos responder de manera colectiva", sostuvo.

Choques en el norte

De otra parte, al menos 30 combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y doce militares kurdos iraquíes murieron hoy en choques entre los dos bandos cerca de la zona de Rabia, a 120 kilómetros al oeste de la ciudad septentrional de Mosul, informó a Efe una fuente militar.

Los enfrentamientos, que duraron cinco horas, estallaron entre una unidad de las tropas de la región autónoma del Kurdistán, conocidas como "peshmergas", y los yihadistas en la zona de Al Auinat, a cuatro kilómetros al sur de Rabia, después de que estos lanzasen un ataque contra una concentración castrense kurda.

Un responsable de los "peshmergas", el coronel Adel Yabar, añadió que los choques, en los que se utilizaron armas ligeras y medianas, causaron también once heridos entre sus fuerzas y la destrucción de once vehículos de los atacantes.

A principios del mes pasado, estallaron enfrentamientos similares entre las dos partes durante una operación de las fuerzas kurdas que terminó con la liberación de la zona de Rabia de las manos de los yihadistas. Las tropas kurdas, ayudadas por la aviación estadunidense, intentan desde hace casi dos semanas frenar el avance yihadista hacia Erbil, la capital del Kurdistán iraquí.

El EI lanzó una ofensiva relámpago en junio pasado y se hizo con el dominio de amplias zonas del norte y centro de Irak, y proclamó un califato en este país y en la vecina Siria.

El pasado jueves, el EI emitió una grabación atribuida a su líder, Abu Bakr al Bagdadi, en la que anunció la expansión del califato a los países del golfo Pérsico y el norte de África, donde otras organizaciones radicales le han jurado lealtad.