Iowa abre elecciones primarias en EU

El republicano Donald Trump y la demócrata Hillary Clinton aparecen con las mejores probabilidades de ganar; los demás aspirantes buscan ser competitivos.
Los ciudadanos de Iowa recibieron ayer la visita de los equipos de los precandidatos y llamadas telefónicas para asegurar su voto.
Los ciudadanos de Iowa recibieron ayer la visita de los equipos de los precandidatos y llamadas telefónicas para asegurar su voto. (Brian Snyder | Reuters)

Des Moines

El estado de Iowa abre hoy la etapa de elecciones primarias en Estados Unidos con sus caucus, una primera cita con las urnas a la que Hillary Clinton y Bernie Sanders llegan casi empatados en el lado demócrata, igual que Donald Trump y Ted Cruz en el republicano.

En institutos y restaurantes de todo el estado, los quince aspirantes demócratas y republicanos se afanaron ayer por convencer a los indecisos de apoyarlos en los caucus, las asambleas populares con las que Iowa inaugura el proceso de selección de los dos candidatos que en noviembre concurrirán a las elecciones generales.

"Vamos a ganar", dijo Trump ante cientos de seguidores en una escuela de Council Bluffs, en la frontera entre Iowa y Nebraska.

El magnate, protagonista de un increíble auge pese a la oposición del aparato del Partido Republicano, llega a la cita de Iowa con 28% del respaldo entre los votantes republicanos, seguido por el senador Ted Cruz, con 23% de apoyos, según la última encuesta, publicada el sábado por el diario Des Moines Register.

Trump se atrevió incluso a pronosticar que, además de en Iowa, ganará en "estados sobre los que normalmente no piensan" los republicanos, incluido el suyo, Nueva York, un fuerte feudo demócrata.

Antes del acto, cientos de personas esperaron durante horas a que abrieran las puertas, muchos de ellos seguros de que el magnate no es meramente una moda pasajera y seducidos por su mensaje, incluida su promesa de deportar a los 11 millones de inmigrantes indocumentados que hay en el país.

Pero el aspirante republicano más activo en Iowa ha sido Cruz, el ultraconservador senador por Texas que es el favorito entre los evangélicos, un grupo de votantes clave para los aspirantes republicanos en este estado del medio oeste estadounidense.

"Este es el momento de que los hombres y mujeres tomen la decisión de decir: no nos van a engañar más", dijo ayer Cruz, que ha recorrido los 99 condados de Iowa en los últimos meses tratando de presentarse como una alternativa a la derecha de Trump.

"Tanto Cruz como Trump quieren apelar a la gente que siente que ha quedado al margen, que ha sido ignorada por los poderes que mandan en Washington", explicó Dennis Goldford, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Drake en Des Moines.

Casi 40% de los votantes registrados republicanos que sienten que el sistema político está amañado a favor de los más ricos de EU asegura que apoya a Trump, quien paradójicamente es multimillonario, según la citada encuesta que se publicó el sábado.

Entre los demócratas, más de dos tercios de los votantes registrados comparten esa misma impresión, lo que puede explicar en parte el auge de Bernie Sanders, un senador de 74 años que se define como socialista y aboga por una revolución política que cambie el "corrupto" sistema financiero y electoral estadunidense.

Sanders ha logrado estrechar al máximo el margen de victoria de Clinton en Iowa, que ahora llega a las urnas con 45% de los apoyos frente a 42% de los del senador, de acuerdo con la encuesta del Des Moines Register.

"Si la participación está en un rango normal, es probable que Hillary gane. Si es superior, será una buena noche para Bernie", afirmó David Axelrod, que fue el arquitecto de la exitosa campaña de Barack Obama en 2008, al rotativo de Iowa.

Desde Council Bluffs, la misma ciudad del oeste de Iowa en la que Trump hizo ayer campaña, Clinton no parecía preocupada por esas predicciones.

"Quédense conmigo. Quédense con la experiencia", pidió Clinton a unos 300 simpatizantes.

Una derrota en Iowa supondría un duro revés para la ex secretaria de Estado, que ya perdió en el estado en 2008 contra Barack Obama y que probablemente resulte derrotada la próxima semana en las primarias de Nuevo Hampshire, el segundo estado en votar, donde Sanders tiene una amplia ventaja.

En el lado republicano, además de la pugna entre Trump y Cruz, el senador Marco Rubio, el neurocirujano Ben Carson y el ex gobernador de Florida Jeb Bush están enzarzados en una lucha por el tercer puesto, que puede darles impulso en el resto del país.

Luego de Iowa, los candidatos se irán a New Hamsphire, en el noreste del país, donde las primarias tendrán lugar el 9 de febrero.