Con espejos gigantes retan al invierno en Noruega

Cientos de personas se congregaron en el centro de Rjukan para recibir unos tenues rayos de luz, ya que durante el invierno las montañas que rodean esta localidad ocultan el sol.
Los habitantes se reunieron en el centro del pueblo para recibir los rayos del sol.
Los habitantes se reunieron en el centro del pueblo para recibir los rayos del sol. (AFP)

Noruega

Los habitantes del pueblo noruego de Rjukan inauguraron unos espejos gigantes para que les reflejen la luz solar durante el invierno, cuando las montañas que rodean a esta localidad le ocultan al sol.

Hoy unos tenues, pero muy esperados, rayos de luz iluminaron una plaza donde se habían congregado cientos de personas con gafas de sol, mirando hacia lo alto de la montaña, 400 metros más arriba, donde se encontraban tres enormes espejos.

En Rjukan, que se encuentra en un valle encajonado del sur de Noruega y cuenta con 3 mil 500 habitantes, no se ve el sol durante seis meses, de septiembre a marzo.

Pese a fuertes reticencias iniciales para usar dinero público para un proyecto así, se lograron reunir los cinco millones de coronas (610 mil euros) necesarias para instalar los espejos gigantes.

Estos tres espejos de 17 metros cuadrados cada uno forman una elipse de luz de unos 600 metros cuadrados (lo cual equivale a tres canchas de tenis) sobre la plaza central.

"Una idea de hace cien años se vuelve realidad en el día de hoy", afirmó este miércoles el alcalde Steinar Bergsland antes los habitantes reunidos para la inauguración, antes de que una orquesta local entonase "Let the sun shine" ("Que brille el sol").