Investigan zona en la que cayó helicóptero de EU

La policía de Cley-next-the-Sea, en Inglaterra, realiza las primeras diligencias para detectar las causas del desplome del helicóptero militar en el que murieron los cuatro tripulantes.

Londres

Las autoridades británicas iniciaron hoy una investigación sobre las causas del accidente de un helicóptero militar de Estados Unidos que el martes se estrelló en la costa de Inglaterra, causando cuatro muertos.

El superintendente jefe de la Policía de Norfolk (este inglés), Bob Scully, indicó que, una vez la policía local haya concluido su primer examen, la investigación se traspasará a las autoridades de aviación británicas y de Estados Unidos.

De momento, se ha establecido "un cordón policial de unos 400 metros cuadrados en el área de marismas" sobre la que se precipitó el aparato modelo "Pave Hawk", considerada una reserva natural, en la que se ha encontrado munición esparcida, explicó el agente.

El helicóptero de la Fuerza Aérea estadunidense se estrelló en la localidad de Cley-next-the-Sea, en la costa oriental de Norfolk, mientras efectuaba maniobras de entrenamiento a poca altura, causando la muerte de sus cuatro tripulantes.

Scully dijo que no se revelará la identidad de las víctimas hasta que hayan sido informados sus familiares, si bien ayer se adelantó que no había personal militar británico afectado.

La base de la Real Fuerza Aérea (RAF) británica de Lakenheath en el condado vecino de Suffolk, de la que partió el helicóptero y que acoge a personal y unidades de la Fuerza Aérea de EU, explicó en un comunicado que el incidente se produjo hacia las 18:00 GMT cerca de Salthouse.

De momento se desconocen las causas del siniestro, que tuvo lugar cuando el este del Reino Unido estaba inmerso en un fuerte temporal.

El helicóptero siniestrado, cuyos restos se examinarán en la investigación, es un "Pave Hawk", una versión de los famosos "Black Hawks" que suelen usarse en misiones de rescate tanto en el campo de combate como en catástrofes naturales.