Investigan causas del derrumbe en Teatro Apolo de Londres

Una de las pistas son las fuertes precipitaciones que cayeron en la ciudad una hora antes de que se derrumbara el techo del recinto de 112 años de antigüedad.
El teatro permanece resguardado por las autoridades.
El teatro permanece resguardado por las autoridades. (AFP)

Londres

Doce horas después del hundimiento del techo del Teatro Apolo de Londres, en plena representación, los investigadores intentaban este viernes comprender las causas de un accidente que dejó 76 heridos, siete de ellos graves.

Una de las pistas son las fuertes precipitaciones que cayeron en Londres una hora antes de que se derrumbara el techo de este teatro de 112 años de antigüedad, poco después de las ocho de la tarde hora local (20H00 GMT).

Un inspector del Westminster City Council (WCC), que gestiona los teatros antiguos, inspeccionó durante la noche la estructura del edificio, y consideró que "el techo del teatro era seguro" y no presentaba riesgos de derrumbe, según indicó el organismo público en un comunicado.

"No conoceremos las causas del accidente mientras no terminen las investigaciones, pero se están efectuando verificaciones", declaró Nickie Aiken, del WCC.

"Parece un incidente aislado, pero seguiremos trabajando en los teatros durante todo el día para asegurarnos de que se cumplen todas las medidas de seguridad", añadió.

La responsable precisó igualmente que "los teatros históricos están obligados a someter sus techos a controles rigurosos de seguridad cada tres años".

Por su lado, Paul Rickett, investigador en Scotland Yard, indicó que "de momento sabemos que cayeron del techo trozos de yeso".

El investigador añadió: "en este estadio no hay elementos que apunten a un acto criminal, pero por el momento no descartamos ninguna pista".

Según los bomberos, el techo se fracturó en pedazos en una superficie de diez metros cuadrados. Este viernes por la mañana, los servicios de socorro difundieron una fotografía en la que se veían los asientos de fieltro rojo cubiertos de cascotes y trozos de vigas.

El teatro se encuentra este viernes acordonado, y las búsquedas en su interior han terminado, según los bomberos.

Los servicios de socorro atendieron a 76 heridos, de los cuales 58 fueron ingresados en cuatro hospitales de la capital británica. Siete pacientes estaban graves, aunque su vida no corre peligro.

En el momento del incidente, el teatro, en el céntrico barrio del Soho, estaba abarrotado por una asistencia de unas 720 personas.

Muchos espectadores pensaron en un primer momento que los crujidos que oyeron formaban parte de la pieza de teatro que se estaba representando, "The Curious Incident Of The Dog in the Night-time" (El Curioso incidente del perro durante la noche), que cuenta el mundo a través de la mirada de un niño autista.

"Primero hubo un ruido fuerte, y luego una nube espesa de humo. Pensé que era un efecto especial", contó a Sky News Libby Grundy, de 65 años.

"Unos diez minutos después del comienzo de la pieza oímos un bruido repetitivo; pensábamos que era la lluvia. Luego hubo un crujido, que de repente se hizo más fuerte, y entonces se produjo el derrumbe", contó a la AFP Desmond Thomas, de 18 años.

Al caer del techo los trozos de yeso, el aire se llenó de polvo. Los espectadores, muchos de ellos familias, se dirigieron tosiendo y asustados a las salidas.

Los servicios de socorro movilizaron tres autobuses genuinamente londinenses, rojos y de dos plantas, para transportar a los heridos.