Investigan en España la suspensión de trenes de alta velocidad

Un sabotaje pudo causar que trece mil viajeros resultaran el jueves afectados en el servicio de AVE Barcelona-Madrid, quedando el servicio paralizado durante más de tres horas y afectando a 40 trenes.
Cientos de pasajeros se agolparon en la mañana del jueves en la estación de Sants de Barcelona, al verse afectada la circulación de los trenes
Cientos de pasajeros se agolparon en la mañana del jueves en la estación de Sants de Barcelona, al verse afectada la circulación de los trenes (EFE)

Madrid

La Audiencia Nacional española ha abierto diligencias para investigar los cortes de cable de fibra óptica en dos puntos de la línea de alta velocidad ferroviaria entre Madrid y Barcelona, suceso que afectó ayer a trece mil viajeros y que da pie a la hipótesis de un sabotaje.

La vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, anunció hoy a la prensa que la Audiencia Nacional ha iniciado diligencias para investigar el suceso, que calificó de "gravedad extrema" y que el Gobierno quiere que se investigue "hasta el final". El servicio estuvo paralizado durante algo más de tres horas y afectó a la circulación de cuarenta trenes.

Según Sáenz de Santamaría, podía tratarse "incluso de un sabotaje", hipótesis que ha tomado hoy más consistencia con las declaraciones de otros miembros del Gobierno. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, dijo que fue "un acto dirigido, voluntario y no accidental, no asociado con un robo de material con móvil económico".

Los primeros indicios en la investigación abierta por la Policía regional de Cataluña apuntan a que el corte de los cables de fibra óptica de las vías entre dos localidades de la región fue un acto perpetrado por saboteadores.

Las investigaciones oficiales sugieren que las personas que penetraron en la línea de alta velocidad rompiendo la valla de protección se llevaron unos veinticinco centímetros de cobre de una toma de tierra.