Investigan a Berlusconi y a otro 44 por falsos testimonios en caso Ruby

El ex primer ministro italiano y sus abogados figuran en el registro de indagados por un supuesto delito de corrupción en acto judicial por haber podido inducir a sus testigos a prestar falso ...

Roma

El ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi y otras 44 personas, entre ellas algunas de las jóvenes invitadas a sus fiestas privadas, están siendo investigados por la Fiscalía de Milán por los supuestos falsos testimonios que dieron durante el juicio del caso Ruby.

Según informó hoy el fiscal jefe de Milán, Edmondo Bruti Liberati, esta investigación, conocida como "Ruby Ter", llega por las indicaciones dadas a la Fiscalía por los jueces encargados de los dos juicios celebrados por este caso para que investigase un supuesto delito de falso testimonio y corrupción de testigos.

Berlusconi, así como sus abogados Niccolò Ghedini y Piero Longo, figuran en el registro de indagados por un supuesto delito de corrupción en acto judicial por haber podido inducir a sus testigos a prestar falso testimonio, según las conclusiones a las que llegan los medios italianos.

La Fiscalía de Milán ha decidido abrir esta investigación como un "acto debido" tras las indicaciones de los jueces que se encargaron del caso Ruby en primera instancia en sus dos ramificaciones, que condenaron al ex primer ministro el pasado 24 de junio a 7 años de prisión y a inhabilitación perpetua para cargo público por abuso de poder e incitación a la prostitución de menores.

La otra rama del proceso, que quedó separada de la de Berlusconi ante los parones que sufrió por las leyes de inmunidad por el entonces primer ministro, vio condenados el pasado 19 de julio a penas de entre 5 y 7 años de cárcel por inducción a la prostitución y proxenetismo a tres personas del entorno de Berlusconi, Lele Mora, Emilio Fede y Nicole Minetti.

En las justificaciones de sus sentencias, los jueces consideraron que Berlusconi podía haber pagado a las chicas que fueron llamadas como testigos para que cambiaran su versión de los hechos, por lo que algunas de las jóvenes que declararon son ahora investigadas por supuesto falso testimonio.

Entre las investigadas, según los medios italianos, figura la principal protagonista del caso, la joven marroquí Karima El Marough, alias Ruby, con la que Berlusconi pudo mantener relaciones sexuales de pago cuando ésta no había cumplido aún 18 años y a la que sacó de comisaría una noche en Milán tras realizar una llamada cuando era primer ministro presionando a los agentes.

La posible corrupción que Berlusconi cometió y por la que se le investiga ahora se centra en las sospechas de los jueces de la finalidad del ingreso de 2.500 euros mensuales que pudieron recibir las chicas de parte de "il Cavaliere".