Internet es un don de Dios que nos ofrece solidaridad: Francisco

Bergoglio invitó a los católicos a no temer ser “ciudadanos del mundo digital” y a utilizarlo.
Hizo un análisis del desarrollo de las tecnologías de la comunicación.
Hizo un análisis del desarrollo de las tecnologías de la comunicación. (Andreas Solaro/AFP)

Ciudad del Vaticano

El  Papa invitó a los católicos a no temer ser “ciudadanos del mundo digital” y a utilizar las posibilidades de “encuentro y solidaridad” que ofrece internet, como “un don de Dios”.

La petición del pontífice fue divulgada por el Vaticano a través de su primer mensaje con ocasión de la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, que se celebra el 1 de junio, día del periodista.

En el mensaje, Francisco hizo un análisis del desarrollo de las tecnologías de la comunicación que han hecho que el mundo sea “cada vez más pequeño”, aunque reconoció las “marcadas divisiones” que existen a escala global entre “el lujo de los más ricos y la miseria de los más pobres”.

Francisco asegura que los medios de comunicación ayudan “a sentirnos más cercanos y que para superar las divisiones y las diferencias hay que “escuchar y aprender los unos de los otros”.

“Internet puede ofrecer mayores posibilidades de encuentro y solidaridad entre todos; y esto es algo bueno, es un don de Dios”, escribió.

En su mensaje, el Papa invitó a “recuperar cierto sentido de lentitud y de calma”, de “guardar silencio para escuchar”, de “ser pacientes”, de apreciar “las distintas culturas y tradiciones”, subrayó.

“En efecto, quien comunica se hace prójimo cercano. El buen samaritano no solo se acerca, sino que se hace cargo del hombre medio muerto”, recordó.

También mencionó los riesgos que se corre con las nuevas tecnologías digitales que “pueden terminar por aislarnos de nuestro prójimo, de las personas que tenemos al lado”, y  de “excluir” a todos aquellos que no pueden acceder a ellos.

Reconoció que “la velocidad con la que se suceden las informaciones supera nuestra capacidad de reflexión y de juicio, y no permite una expresión mesurada y correcta de uno mismo”, recalcó.

Francisco considera que el mensaje cristiano “puede viajar hasta los confines de la tierra” y que al “abrir las puertas de la Iglesia al mundo digital” el “Evangelio puede cruzar el umbral del templo y salir al encuentro de todos”, escribió.

Francisco, quien logró entablar comunicación con el mundo desde que fue elegido, sostuvo que la misma “es una conquista más humana que tecnológica” y que debe estar cargada de “humanidad”.

“La red digital puede ser un lugar rico de humanidad: no una red de cables, sino de personas”, subrayó.

Según el prelado Claudio Maria Celli, presidente del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, se trata de un mensaje “profundamente franciscano”, que defiende ante todo “la cultura del encuentro”.

Para Jorge Bergoglio, “gracias a la red, se pueden alcanzar las periferias existenciales”, principio clave de su breve pontificado.