Civiles frenan golpe de Estado en Turquía

El levantamiento fracasó, afirma el presidente Recep Erdogan y asegura que “servirá para limpiar al Ejército”; entre los 336 detenidos, 130 castrenses.

Estambul

El intento de golpe militar en Turquía, que fue frustrado por civiles y militares fieles al presidente, Recep Erdogan, ha dejado 60 muertos en todo el país, según datos de la Fiscalía general citados por el diario Hürriyet. La cifra de detenidos asciende a 336, según fuentes gubernamentales, la mayoría de ellos militares.

Poco antes, la Fiscalía del distrito de Gölbasi en Ankara había asegurado que ha habido 42 muertos en la capital, Ankara, según la cadena privada NTV.

Esta cifra se desglosa entre al menos 17 policías muertos en un ataque contra una academia de fuerzas de élite en ese mismo distrito, dos empleados de la difusora de contenidos de televisión Türksat, cuyo edificio fue atacado por militares golpistas, y víctimas en enfrentamientos entre policías y soldados.

En Estambul se han registrado al menos seis civiles fallecidos, agregan los medios, que reportaron tiroteos y heridos al disparar los soldados contra una muchedumbre en el puente del Bósforo en Estambul.

Además, sobre las 03:25 hora GMT, un avión supuestamente en manos de los golpistas lanzó dos bombas cerca del palacio presidencial en Ankara, causando varios heridos y una columna de humo visible desde lejos. Sin embargo, el presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan, no se halla en el palacio sino en Estambul, donde aterrizó después de dejar un hotel de Marmaris, en la costa egea meridional de Turquía, donde se encontraba de vacaciones. Un grupo de militares golpistas atacó desde un helicóptero el hotel, justo después de que lo abandonara el presidente rumbo a Estambul.

En el combate fueron heridos cuatro policías, de los que uno falleció mientras era transportado en ambulancia al hospital, señala la cadena CNNTürk.

"Regalo de Dios": Erdogan

El presidente Erdogan calificó esta madrugada el intento de golpe de Estado que sufre el país como un "regalo de Dios" que permitirá limpiar el Ejército.

"Este levantamiento, este movimiento es un gran regalo de Dios para nosotros. Porque el Ejército será limpiado", afirmó el mandatario en rueda de prensa al poco de aterrizar en Estambul, asegurando que los golpistas pagarán cara su "traición".

En su alocución, desde el aeropuerto Atatürk de la metrópolis eurasiática, Erdogan acusó a los militares golpistas de levantarse contra un Gobierno que "llegó al poder con el voto del pueblo". "Esto es traición. Pagarán un precio muy alto", amenazó el jefe del Estado y hombre fuerte del país.

Erdogan afirmó que los militares "no pueden aceptar" su triunfo en la urnas. El actual presidente llegó al cargo en 2014 con el 51.8 por ciento de los votos. Antes de eso, gobernó como primer ministro desde 2003 con sucesivas mayorías absolutas de su partido, el islamista AKP.

El jefe del Estado negó que los golpistas hayan logrado hacerse con el control del país y afirmó que solo un pequeño grupo de militares ha participado en la intentona. "Nunca cederemos nuestro país a los ocupantes. El final de esto será bueno", prometió.

Erdogan convocó a los mandos militares a "ser respetuosos con los valores de esta nación" y afirmó que hay miembros del Ejército recibiendo "órdenes de Pensilvania", en referencia a la residencia en el exilio de Fethullah Gülen, un influyente predicador islamista, antiguo aliado del AKP y ahora enfrentado a él.

Erdogan dijo que la intentona golpista prueba que son ciertas las acusaciones de terrorismo que lleva haciendo contra la influyente cofradía dirigida por Gülen, con muchos seguidores en las fuerzas de seguridad y la judicatura turca.

El presidente se refirió a los soldados como sus "hijos" y les pidió que no vuelvan sus armas contra sus padres y madres. "Si volvéis las armas contra quien os las dio, pagaréis un alto precio", advirtió. Erdogan explicó que los arrestos de altos mandos militares implicados en el golpe comenzarán ahora.

El primer ministro turco Binali Yildirim ordenó este sábado a las fuerzas leales al gobierno que derriben aviones y helicópteros que se hayan sumado al intento de golpe de Estado desatado anoche, informó una fuente oficial.

"Aviones de combate despegaron de su base en Eskisehir", en el oeste del país para combatir a los insurrectos, precisó la fuente.

Yildirim afirmó que los cabecillas son unos 40 altos mandos, principalmente coroneles pero también un general, que habría muerto durante el golpe. Además, informó de que unos 130 militares han sido detenidos por su participación en el intento de derrocar al gobierno democráticamente elegido.

Desde el primer momento, el gobierno pidió a la población que se echara a la calle contra los militares rebeldes. El ministro de Justicia, Bekir Bozdag, llegó a pedir a los turcos que "saltaran sobre los tanques".

Claves
México condena
• A nombre del gobierno mexicano, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), condenó el "alzamiento militar" en la República de Turquía "que pretende suspender el sistema democrático y constitucional" de la nación.

• La Cancillería recomendó a los mexicanos en Turquía "mantenerse en su domicilio u hotel, así como permanecer atentos a la información que se genere en las próximas horas, destacando que pueden existir limitaciones en el uso de redes sociales".

• La SRE no dio detalles sobre el número de mexicanos que radican o está de viaje en Turquía.