Intensos combates en el este de Siria; ejecutan a diez soldados

La ONU y Estados Unidos siguen presionando para que se celebre el mes próximo en Ginebra una conferencia de paz, a pesar de las divisiones en la oposición.

Damasco

El régimen y los rebeldes proseguían hoy sus intensos combates en Deir Ezzor, en el este de Siria, donde un grupo yihadista ejecutó a diez soldados, al día siguiente de la muerte de un general de los servicios de inteligencia. Mientras tanto, la ONU y Estados Unidos siguen presionando para que se celebre el mes próximo en Ginebra una conferencia de paz, a pesar de las divisiones de la oposición.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, viajará de nuevo a Europa para preparar la llamada conferencia Ginebra-2, y el emisario de la ONU para Siria, Lajdar Brahimi, iniciará el sábado en Egipto una gira regional con el mismo fin.

En el terreno, el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) dio parte de intensos combates en la principal ciudad del este del país, Deir Ezzor, desde el jueves por la noche. La ciudad fue bombardeada por aire esta mañana. El OSDH, con sede en Londres, indicó que hubo heridos y casas dañadas, sin dar un balance preciso.

Los bombardeos aéreos se produjeron tras el avance de los rebeldes en el barrio de Rashdiya, hasta ahora controlado por las fuerzas del régimen. En ese mismo barrio mataron el jueves al general Yamea Yamea, jefe de los servicios de inteligencia militar de la región.

También en el barrio de Rashdiya, combatientes del Frente al Nosra, ligado a Al Qaeda, capturaron y ejecutaron a diez soldados, según el Observatorio. En el norte del país, al menos doce personas murieron hoy víctimas de un bombardeo de las fuerzas gubernamentales contra una ciudad kurda de la provincia de Alepo.

"Doce kurdos, entre ellos seis niños (...) han muerto en un bombardeo de las fuerzas gubernamentales", en la ciudad de Tal Aran, indicó el OSDH.

En esta misma provincia, al menos 20 soldados y siete combatientes rebeldes murieron esta madrugada, como consecuencia de un ataque de insurgentes contra una base de la fuerza aérea en el suroeste de Alepo, en el norte de Siria, informó una organización de activistas locales.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH) informó en un comunicado de que los enfrentamientos estallaron cuando combatientes rebeldes irrumpieron en un cuartel de la Defensa Aérea, ubicado cerca de las localidades de Heyeira y Ebeida. Activistas de esa organización explicaron que los insurgentes consiguieron destruir y malograr dos tanques.

Asimismo, el OSDH señaló que intensos enfrentamientos se libran en un área ubicada entre los barrios de Al Sajur y Suleimán al Halabi, en la ciudad de Alepo, capital de la provincia del mismo nombre.

Por otro lado, prosiguen los combates en torno a la prisión central de Alepo, uno de los principales focos bélicos en la actualidad en Siria, entre fuerzas combinadas de los Libres del Sham (Siria) y el Frente al Nusra, vinculado al Qaeda, que se enfrentan a tropas gubernamentales.

Ayer, jueves, el OSDH informó de que los rebeldes emplearon artillería durante los combates, que comenzaron el martes por la noche durante su irrupción en el interior del centro penitenciario, asediado por los insurgentes desde abril pasado.

A pesar de la violencia, el viceprimer ministro sirio, Qadri Jamil, dijo el jueves que los días 23 y 24 de noviembre podría celebrarse una conferencia de paz en Ginebra. El objetivo de Washington y Moscú es que el gobierno y la oposición se sienten en la misma mesa.

Kerry participará el martes en Londres en la reunión de "Los amigos de Siria", que reúne a los países que apoyan a la oposición (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Turquía, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos, Catar, Egipto y Jordania).

El principal escollo es que la oposición siria está muy dividida sobre la cuestión de si debe sentarse a negociar en la misma mesa que el gobierno sirio. La coalición opositora votará al respecto en una reunión prevista los días 24 y 25 de octubre en Estambul.

Además de los participantes, otro problema importante es el orden del día. El régimen descarta la dimisión del presidente Bashar al Asad como parte de una transición política. Pero la oposición en el exilio, apoyada por los occidentales, se niega a que el presidente sirio continúe en el cargo.

A pesar de la creciente inseguridad, la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), que llegó a Siria el 1 de octubre, anunció que había verificado catorce de las más de 20 instalaciones que planea inspeccionar.

Chipre anunció hoy que aprobó la creación de una base en su territorio, destinada a estos expertos de la ONU encargados de supervisar la destrucción del arsenal químico de Siria. Chipre ya sirvió como zona de tránsito para los expertos en desarme que trabajaron en Irak hace diez años.

Más de cien mil personas han muerto desde el inicio del conflicto en Siria a mediados de marzo de 2011, según la ONU. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos eleva esa cifra a más de 115 mil fallecidos.