Insurgentes sunitas iraquíes lanzan nuevo asalto por Duluiya

Mientras en Irak el Estado Islámico controla por primera vez un pueblo de mayoría chiita, en la vecina Siria lograron expulsar a los rebeldes de Deir Ezzor, la ciudad más grande del este del país.
Una parte de una refinería de petróleo es protegida y transportada en un camión a la refinería Kawergosk, en el norte de Irak
Una parte de una refinería de petróleo es protegida y transportada en un camión a la refinería Kawergosk, en el norte de Irak (AFP)

Bagdad, Beirut

Los insurgentes sunitas lanzaron hoy un nuevo asalto para hacerse con el control total de la localidad iraquí de Duluiya, donde controlan desde el domingo la mayor parte de sus sectores, dijo un responsable local. Estos combatientes sunitas, encabezados por el grupo yihadista del Estado Islámico (EI), lanzaron el 9 de junio una gran ofensiva en el país, donde se apoderaron de grandes áreas en el norte, el oeste y el este. Ahora parece que han reanudado sus esfuerzos para ganar terreno.

Según Marwan Mitab, los líderes de las zonas tribales del sector de Al Jubur rechazaron el domingo la oferta de los insurgentes de salvar a sus combatientes y a las fuerzas de seguridad iraquíes a cambio de la entrega de este sector, el único que escapa al control de los yihadistas. Los rebeldes sunitas se apoderaron el domingo de más de la mitad de la ciudad de Duluiya, a 80 km al norte de Bagdad, tras combates que causaron al menos seis muertos.

Asimismo, grupos insurgentes sunitas, encabezados por el yihadista Estado Islámico (EI), tomaron hoy el control de la población de Tawakul, en la provincia oriental de Diyala, la primera de mayoría chiíta que cae en sus manos desde el inicio hace más de un mes de su ofensiva. Una fuente policial explicó a Efe que los insurgentes destruyeron la mezquita chiíta de Tawakul y varias viviendas de civiles, lo que provocó la huida de unas 150 familias.

La toma de esta pequeña localidad fue también confirmada en los foros de internet utilizados por la insurgencia sunita, que definió Tawakul como "el bastión de las milicias chiítas sectarias en la región de Al Magdadiya". Ubicada 40 kilómetros al noreste de Baquba, capital de Diyala, ocupa un lugar estratégico que permite controlar otras poblaciones cercanas.

También en Diyala, un grupo de hombres armados asesinó a tiros a un responsable administrativo local e hirió a dos de sus hijos en la zona de Al Saadia. Los combates entre el ejército y los insurgentes continuaron hoy asimismo en la vecina provincia de Saladino, sobre todo en torno a la población de Al Duluaeya, a menos de 90 kilómetros de Bagdad.

Las fuerzas de seguridad tratan de repeler los ataques del EI, que controla desde ayer partes de la localidad y que lanzó hoy una veintena de proyectiles de mortero contra viviendas, según las mismas fuentes policiales. El ejército apoyado por la aviación mató por su parte a treinta miembros del EI en la localidad de Al Radba, en la provincia occidental de Al Anbar, cuando celebraban una reunión para jurar lealtad a Abu Bakr al Bagdadi, autoproclamado califa.

Entretanto, dos coches bomba explotaron en Bagdad en la zona de Al Alaui (centro) y Al Baya (suroeste), lo que causó la muerte a dos civiles y heridas a otros quince. Irak vive una grave crisis desde que el pasado 10 de junio grupos insurgentes sunitas se hicieron con el control de Mosul, la segunda ciudad del país, y desde allí progresaron por otras zonas del norte y el centro. El EI declaró además el 29 de junio un califato islámico que abarca desde la provincia siria de Alepo a la iraquí de Diyala.

Mientras, en Siria, los yihadistas del Estado Islámico (EI) tomaron hoy el control de los sectores rebeldes de Deir Ezzor, la ciudad más grande del este de Siria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). El EI controla ahora la mitad de esta ciudad mientras que la otra mitad está en manos del régimen de Bashar al Asad, indicó la ONG, y aseguró que "entre el 95% y el 98%" de la provincia de Deir Ezzor está ahora controlada por el grupo yihadista.

"Sólo la segunda mitad de la ciudad, el aeropuerto militar, situado en las afueras, y algunas pueblos de la provincia están todavía fuera del control del AI", dijo Rami Abdel Rahman, director del OSDH. Según la ONG, los sectores rebeldes fueron expulsados tras el fracaso en sus negociaciones con el EI, que a finales de junio proclamó un "califato" en las zonas que controla en Irak y Siria.