Insurgentes sirios toman puesto fronterizo entre Irak y Siria

Los rebeldes antirrégimen y los yihadistas ultrarradicales del EIIL se enfrentan en el este del país, el movimiento chiita libanés Hezbolá justifica su intervención para que los yihadistas no ...
Rescatistas sirios ayudan a una niña herida tras un bombardeo de fuerzas del régimen en el barrio de Al Marja, en Alepo
Rescatistas sirios ayudan a una niña herida tras un bombardeo de fuerzas del régimen en el barrio de Al Marja, en Alepo (AFP)

Ramadi, Beirut

Rebeldes sirios tomaron hoy el control de Al Qaem, un puesto fronterizo entre Irak y Siria, informaron oficiales del ejército iraquí. Según estos oficiales, los insurgentes son leales al Ejército Sirio Libre (ASL, rebelión) y al Frente al Nosra, la rama siria de Al Qaeda, que ya controlan el lado sirio de este paso fronterizo. Al Qaem es uno de los tres puntos fronterizos entre Irak y Siria.

El paso de Rabia, más al norte, fue abandonado las semana pasada por las fuerzas iraquíes durante la ofensiva de los yihadistas en la provincia de Nínive y actualmente está controlado por las fuerzas kurdas. En una semana, los yihadistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL), un grupo extremista muy activo en Siria, ha tomado el control de Mosul, la segunda ciudad de Irak, de gran parte de su provincia de Nínive (norte), de Tikrit y de otros sectores de la provincias de Saladino, Diyala (este) y Kirkuk (norte).

Los rebeldes antirrégimen y los yihadistas ultrarradicales del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) se enfrentaron en el este de Siria, cerca de la frontera iraquí, informó hoy el OSDH. El lunes por la noche, estallaron enfrentamientos en el pueblo de Basira, en el este de la rica provincia petrolera de Deir Ezor, cuando el EIIL "intentó avanzar", afirmó el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), una organización con sede en el Reino Unido que se basa en una red de activistas y de fuentes médicas y militares.

Otrora aliados contra el régimen de Bashar al Asad, los dos bandos pasaron a ser enemigos en enero. Los rebeldes (tanto moderados como islamistas aliados al Frente al Nosra, rama iraquí de Al Qaeda) están en guerra contra el EIIL debido a su voluntad hegemónica y su comportamiento extremadamente brutal.

Aviones del Ejército bombardearon hoy la ciudad de Al Raqa, el principal bastión en Siria del EIIL, donde causaron heridas a siete personas, la mayoría civiles, según opositores. El activista Abu Bakr, de la opositora red Sham en Al Raqa, dijo a Efe por internet que la aviación del régimen de Bachar al Asad llevó a cabo cuatro bombardeos contra la población.

La fuente precisó que el primer ataque golpeó el estadio municipal, mientras que el resto afectó una rotonda en el barrio de Suama, una tienda de dulces próxima al hotel Odesa y los alrededores de un puesto militar rebelde en el distrito de Farusia. El hotel Odesa es una de las bases del EIIL en Al Raqa y en el pasado ya ha sido blanco de ataques. Abu Bakr apuntó que, aparte de los siete heridos, los bombardeos de hoy han ocasionado daños materiales "limitados".

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó los bombardeos contra áreas del centro de la localidad, en el norte del país. Al Raqa es la única capital provincial de Siria cuyo control total ha sido arrebatado a las fuerzas del régimen de Al Asad, en marzo de 2013. Tras su caída en manos de los insurgentes, se convirtió en uno de los feudos del EIIL, donde aplica la sharía o ley islámica.

El domingo pasado, las fuerzas armadas sirias lanzaron varios ataques aéreos contra posiciones del EIIL en Al Raqa. Por otro lado, en Alepo, también en el norte de Siria, las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo y rebeldes islamistas asaltaron la pasada madrugada los cuarteles del EIIL en la ciudad de Yarabulus, donde se desataron choques en el área de Al Shiuj. Al menos nueve militantes del EIIL murieron durante estos combates.

De otra parte, el jefe del grupo chiíta libanés Hezbolá, Hasan Nasralá, afirmó que combaten en Siria junto al régimen de Bashar al Asad porque, de lo contrario, los extremistas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) estarían en el Líbano. En unas declaraciones recogidas hoy por el diario local Al Safir, Nasralá, aseguró que "Si no hubiéramos intervenido en Siria en el momento apropiado y de modo correcto, el EIIL estaría ahora en Beirut".

Nasralá también apoyó el llamamiento realizado por la máxima autoridad chiíta en Irak, el ayatolá Ali al Sistani, para tomar las armas contra los extremistas. "La llamada (de Sistani) para tomar las armas contra los terroristas no es para proteger una secta (chiíta), sino todo Irak", dijo el líder de Hizbulá. Respecto a la situación en el Líbano, Nasralá se mostró "tranquilo" aunque también "cauteloso" por la situación de seguridad en el país, escenario de actos de violencia como consecuencia de la guerra en la vecina Siria.

Por su parte, el "número dos" de Hizbulá, Naim Kasem, advirtió hoy de que el EIIL representa no solo un peligro para la región, sino también para el mundo. "Los países occidentales y regionales que creen utilizar (al EIIL) para sus intereses se darán cuenta que se volverá contra ellos y que entrarán en sus territorios con explosivos y armas", dijo Kasem, que pidió una condena más enérgica de la comunidad internacional contra el terrorismo, según informó el grupo en un comunicado.

El Estado Islámico de Irak y el levante, conocido también por sus siglas en inglés como ISIS y que pretende crear un emirato islámico en Irak y Siria, ha tomado en la última semana zonas del norte de Irak y ha amenazado con proseguir "sus conquistas" hacia Bagdad y las ciudades santas chiítas de Kerbala y Nayaf, en el sur de ese país.