Instalan letreros en mandarín en desierto de Texas

La Patrulla Fronteriza colocó letreros en mandarín en el desierto de Texas, debido al aumento de inmigrantes chinos y con el fin de orientarlos para solicitar ayuda. 
Alerta Patrulla Fronteriza a indocumentados chinos
Alerta Patrulla Fronteriza a indocumentados chinos (Especial)

Dallas

Debido al creciente ingreso de inmigrantes chinos a Texas desde México, la Patrulla Fronteriza ha colocado letreros en mandarín en áreas desérticas para instruirlos a fin de solicitar ayuda en caso de extravío.

Los carteles, también en inglés y español, y distribuidos en ranchos y terrenos públicos del sur de Texas, ofrecen instrucciones sobre cómo proceder para ser rescatado mediante la activación de localizadores electrónicos colocados junto a los avisos.

La Patrulla Fronteriza utiliza estos "faros de rescate", erigidos a lo largo de un tramo de la carretera federal 70, para ubicar a indocumentados que requieren ayuda en esa área, donde la mortalidad de inmigrantes ha aumentado.

Muchos indocumentados tratan de evitar el puesto de control carretero de la Patrulla Fronteriza cerca de la comunidad de Falfurrias.

"El hecho de que el gobierno federal usara el chino en los faros de rescate es importante", dijo Jim Gibson, del grupo antiinmigrante Voluntarios de la Frontera de Texas, que patrulla el área.

"Nos dice que hay un número significativo de chinos que ingresan al país en forma ilegal, de lo contrario no se habrían molestado en hacerlo", agregó.

La Patrulla Fronteriza estima que unos 500 inmigrantes chinos fueron detenidos el pasado año fiscal en el sector del Valle del Río Grande, que abarca 19 condados fronterizos del sureste de Texas.

En el año fiscal 2013, que concluyó en septiembre pasado, agentes de la Patrulla Fronteriza detuvieron a 155 mil personas en el sector del Valle del Río Grande, 97 mil de ellos de países diferentes a México.

Aunque el número de chinos detenidos el año pasado en el sureste de Texas es mínimo, resulta significativo si se considera que cada uno de ellos paga decenas de miles de dólares para viajar a Estados Unidos.

"Se necesita pagar de 50 mil a 60 mil dólares por persona para ser contrabandeado", dijo Dudley Poston Jr., profesor de la Universidad de Texas A & M, estudioso de las bandas de traficantes de inmigrantes.

Poston explicó que conforme la gente de las áreas rurales de China se traslada a las grandes ciudades para encontrar trabajo y aumenta el desempleo, se observará un incremento de la migración a Estados Unidos.