Insta el Papa a los obispos a no buscar el apoyo de los poderosos

El sermón del pontífice se centró en el miedo, el “gran temor” que reinaba en la primera comunidad de los apóstoles a causa de las persecuciones de Herodes.

Ciudad del Vaticano

El Papa instó hoy a los obispos y pastores de la Iglesia a no refugiarse en los poderosos del mundo, ni dejarse engañar por el orgullo que busca gratificaciones y reconocimientos.

Francisco hizo esta reflexión durante la misa que celebró en la Basílica de San Pedro del Vaticano con motivo de la fiesta de los santos discípulos Pedro y Pablo, en la cual impuso la indumentaria litúrgica del “palio” a un grupo de 24 arzobispos del mundo.

El sermón del pontífice se centró en el miedo, el “gran temor” que reinaba en la primera comunidad de los apóstoles a causa de las persecuciones de Herodes.

Partiendo de ahí, señaló que esa situación también es un problema para los católicos en la actualidad, que son presas del miedo y de los “refugios pastorales”.

“Nosotros ¿tenemos miedo?, ¿de qué tenemos miedo? Y si lo tenemos, ¿qué refugios buscamos en nuestra vida pastoral para estar seguros? ¿Buscamos tal vez el apoyo de los que tienen poder en este mundo? ¿O nos dejamos engañar por el orgullo, y allí nos parece estar a salvo? ¿Dónde ponemos nuestra seguridad?”, cuestionó.

Precisó que el mismo Pedro pudo experimentar que la fidelidad de Dios es más grande que las infidelidades y las negaciones quienes lo siguen, aparta sus temores y supera toda imaginación humana.

Añadió que Jesús nunca abandona y por ello sostuvo que los obispos no deben ceder a la tentación de la curiosidad y de la envidia, sino seguirlo siendo congruente, ayudando a los demás, especialmente a los últimos.

“No pierdas tiempo en preguntas o chismes inútiles; no te entretengas en lo secundario, sino mira a lo esencial y sígueme (dijo Jesús). Sígueme a pesar de las dificultades”, estableció.