Insólito: Corea del Norte adopta "la hora de Pyongyang"

A partir del 15 de agosto, la medida del tiempo impuesta hace más de un siglo por unos "imperialistas japoneses crueles" se irá a paseo y todos los relojes del país se atrasarán media hora, ...
El líder norcoreano, Kim Jong-un, sorprende de nuevo al mundo con el cambio de la hora de su país
El líder norcoreano, Kim Jong-un, sorprende de nuevo al mundo con el cambio de la hora de su país (Reuters)

Seúl

Corea del Norte anunció el viernes la adopción de una nueva "hora de Pyongyang": la medida del tiempo impuesta hace más de un siglo por unos "imperialistas japoneses crueles" se irá a paseo y todos los relojes del país se atrasarán media hora.

A partir del 15 de agosto, será GMT + ocho horas y media en Corea del Norte del Norte, es decir, 30 minutos más tarde que en Corea del Sur, que tiene la misma hora que Japón, GMT + 9.

Este cambio de hora, que ha obtenido el miércoles la luz verde del Parlamento norcoreano, marcará el 70º aniversario de la liberación de la península coreana del reinado colonial japonés (1910-1945).

"Los crueles imperialistas japoneses cometieron muchos crímenes imperdonables, hasta el de privar a Corea de su hora estándar mientras pisoteaban sus tierras sin piedad", indicó la agencia oficial KCNA. En la era precolonial, era GMT + 08H30 en Corea pero Japón impuso su hora estándar en 1912.

El decreto parlamentario traduce la "fe inquebrantable y la voluntad del pueblo y del Ejército con ocasión del 70º aniversario de la liberación de Corea", añade KCNA.

El Ministerio surcoreano de la Unificación, encargado de los asuntos intercoreanos, estimó que el cambio puede complicar la situación sobre todo en la zona industrial intercoreana de Kaesong, situada en territorio norcoreano. "A más largo plazo, podría tener consecuencias en los esfuerzos para unificar normas y reducir las diferencias entre ambos países", añadió un portavoz.

Corea del Sur cambió de hora en 1954, también para marcar su ruptura con Japón, pero dio marcha atrás en 1961 cuando llegó al poder Park Chung-hee mediante un golpe militar. El nuevo hombre fuerte explicó entonces que los dos principales aliados de Estados Unidos en la región, Seúl y Tokio, debían ir al unísono.