Insiste Yanukóvich que es el presidente y jefe del Ejército de Ucrania

El depuesto mandatario denunció que Ucrania "está en manos de una banda de ultranacionalistas y neofascistas" que quieren "desatar una guerra civil".

Moscú

El depuesto presidente de Ucrania, Víktor Yanukóvich, dijo hoy que sigue siendo el jefe de Estado legítimo y el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas de su país.

Yanukóvich denunció que Ucrania "está en manos de una banda de ultranacionalistas y neofascistas" que quieren "desatar una guerra civil", en una comparecencia ante la prensa en la ciudad de Rostov del Don (sur de Rusia).

"Los oficiales y soldados no van a obedecer las órdenes criminales de un Gobierno impuesto por un golpe de Estado", aseveró.

Acusó a las nuevas autoridades ucranianas, a las que calificó de "delincuentes", de "querer incorporar en las Fuerzas Armadas a guerrilleros de las formaciones nacionalistas, y entregarles armas".

"Bajo la tapadera de un supuesto Gobierno legítimo en el país, actúa una banda de ultranacionalistas y neofascistas, que ya apuntan a la Presidencia", subrayó Yanukóvich.

En su segunda aparición ante la prensa desde que se refugió en Rusia tras su destitución el pasado 22 de febrero por el Parlamento de Ucrania, Yanukóvich negó toda legitimidad a las elecciones presidenciales convocadas ese mismo día.

"Las elecciones presidenciales convocadas para el 25 de mayo por la banda que ha usurpado el poder como resultado de un golpe de Estado anticonstitucional, son absolutamente ilegítimas y ilegales", subrayó.

Arremetió contra los políticos occidentales que respaldan a las nuevas autoridades ucranianas.

"¿Estáis ciegos, os habéis olvidado de lo que es el fascismo?", inquirió Yanukóvich en una comparecencia de cerca de diez minutos en la que no se aceptaron preguntas de los periodistas.

El exmandatario ucraniano criticó al Gobierno de Estados Unidos por prometer ayuda financiera al nuevo Ejecutivo ucraniano.

"No tenéis derecho, según vuestras propias leyes, de asignar dinero a delincuentes", dijo Yanukóvich dirigiéndose a la Administración del presidente estadounidense, Barack Obama.

Agregó que pedirá al Congreso, al Senado y al Tribunal Supremo de Estados Unidos que den una valoración jurídica de las acciones de la Casa Blanca.

Sobre su futuro, se mostró optimista: "Apenas lo permitan las circunstancias, y estoy seguro de que no habrá que esperar mucho, regresaré sin falta a Kiev".