Inicia la venta bajo receta de mariguana en Uruguay

Unas 50 farmacias uruguayas venden cannabis en envases de cinco y diez gramos de la primera cosecha legal.
Productos relacionados con cannabis en una farmacia uruguaya.
Productos relacionados con cannabis en una farmacia uruguaya. (Miguel Rojo | AFP)

Buenos Aires

Así como uno compra un medicamento, gasas o preservativos, medio centenar de farmacias de Uruguay comenzaron esta semana a vender cannabis en envases de cinco y diez gramos de la primera cosecha de mariguana legal en ese país. Para poder adquirir mariguana de forma legal —que se venderá a un precio cercano a 1.2 dólares el gramo— el usuario deberá figurar en un registro nacional.

El presidente de la Junta Nacional de Drogas (JND), Juan Andrés Roballo, anunció que medio centenar de farmacias de todo el país se adhirieron al plan para la venta legal de mariguana, número que el funcionario consideró suficiente para poner en marcha un plan piloto apoyado en la ley aprobada en 2013, que reguló la producción y compraventa de esa hierba.

Las farmacias deberán tener un software de reconocimiento digital y lugares cerrados con seguridad, alejados del público, donde se almacenarán los hasta dos kilogramos de cannabis permitidos cada 15 días, según informó la presidencia del gobierno.

La ley aprobada en 2013 permite tres vías de acceso a la droga, excluyentes entre sí: cultivo de hasta seis plantas en el hogar, pertenencia a un club que producirá hasta 480 gramos anuales por persona o la adquisición de hasta 40 gramos mensuales en farmacias. En todos los casos los usuarios deben registrarse.

Hoy existen 15 clubes habilitados, poco más de 3 mil cultivadores registrados, según datos de la Junta Nacional de Drogas uruguaya.

En 2013, el entonces presidente uruguayo José Mujica (2010-2015), agitó el debate sobre la legalización de cannabis cuando, a finales de 2013, decidió que en su país daría vía libre al consumo de mariguana y sería el Estado el que lo regularía. El mundo miró al pequeño país entre el asombro y la crítica. También hubo quienes lo apoyaron e incluso una semilla de mariguana lleva el nombre del presidente, la Mujica Gold.

En la actualidad, las dos empresas licenciaturas —ICCorp y Simbiosys—, que desde febrero trabajan en los campos del Instituto de Regulación y Control del Cannabis, obtienen 300 gramos de cannabis por cada planta. El uso medicinal aún no ha sido implementado, aunque a partir de abril el Sindicato Médico de Uruguay, junto con otras organizaciones, inició la formación de profesionales de la salud en medicina cannábica, para poder generar las capacidades que permitan la aplicación de la ley en el sector.

Sin embargo, este proyecto arrancará su camino con tan solo unas 50 farmacias del país adheridas al plan para su implementación.

Los motivos que exponen las organizaciones que representan a las casi mil 200 farmacias que operan en Uruguay coinciden en varios puntos. Por un lado, argumentan que muchas farmacias del interior del país, es decir, aquellas que no están en Montevideo, consideran que la venta de mariguana en sus establecimientos puede afectar su imagen frente a los clientes con valores más tradicionales, dado que estos no ven con buenos ojos el dispendio de cannabis de forma legal.

Otro argumento que explicaría la baja adhesión al proyecto se encuentra en la inseguridad. Algunos establecimientos ubicados en zonas de venta de droga manifestaron haber recibido amenazas por parte de los narcotraficantes, quienes consideran que la comercialización de mariguana puede afectar sus negocios ilegales.