Inicia trámite para dar rango constitucional a acuerdo de paz con FARC

La reforma dará a lo pactado en La Habana tratamiento de "acuerdo especial" en el marco del derecho internacional humanitario y lo incorporará íntegramente a la Constitución.
En un mensaje, Juan Manuel Santos aseguró que los acuerdos de paz  tendrán un blindaje jurídico que hará imposible su cambio en el futuro
En un mensaje, Juan Manuel Santos aseguró que los acuerdos de paz tendrán un blindaje jurídico que hará imposible su cambio en el futuro (EFE)

Bogotá, La Habana

El Congreso de Colombia inició este lunes el trámite para dar rango constitucional y blindar el acuerdo de paz que prevé firmar con la guerrilla FARC para acabar con medio siglo de conflicto armado, confirmó el ministro de Interior.

"Se ha radicado la ponencia con el texto del artículo acordado por los negociadores de La Habana y esperamos a partir del próximo miércoles iniciar su discusión y votación", dijo a periodistas Juan Fernando Cristo a la salida del Congreso.

El gobierno de Juan Manuel Santos se comprometió la semana pasada con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas) a iniciar antes del 18 de mayo el trámite legislativo para blindar jurídicamente y "dar garantías de cumplimiento" al acuerdo que esperan firmar tras más de tres años de diálogos.

Además del debate en el Congreso y su sucesiva aprobación por la Corte Constitucional, Cristo consideró indispensable que "los colombianos voten a favor del plebiscito del acuerdo por la paz" para que el texto adquiera vigencia legal en Colombia.

La reforma dará a lo pactado en La Habana tratamiento de "acuerdo especial" en el marco del derecho internacional humanitario y lo incorporará íntegramente a la Constitución. También será presentado ante organismos como Naciones Unidas.

El presidente Juan Manuel Santos consideró que este acuerdo supone "un paso trascendental" por parte de la principal guerrilla del país, al "reconocer las leyes y el Estado que han combatido por medio siglo".

"Serán el pueblo, el Congreso y la Corte Constitucional quienes darán validez, vigencia y sostenibilidad en el tiempo a lo que se acuerde (...) para que el día de mañana no se cambie lo pactado", declaró el mandatario desde la presidencial Casa de Nariño.

Aunque el gobierno promete que celebrará un plebiscito sobre los acuerdos de La Habana, la Corte Constitucional todavía debe pronunciarse sobre la compatibilidad de esta consulta con la Carta Magna.

Desde noviembre de 2012, las FARC y el gobierno han alcanzado acuerdos en cuatro de los seis puntos de la negociación: problema agrario (origen del conflicto), cultivos ilegales y narcotráfico, reparación de las víctimas del conflicto y la transformación de la guerrilla en partido político.

El conflicto más antiguo de América, que comenzó en los años 1960 como una sublevación campesina, ha involucrado a grupos irregulares de izquierda y de derecha y a agentes del Estado y deja ya 260 mil muertos y 6.8 millones de desplazados.

Invitación de las FARC a Uribe

De otra parte, el líder máximo de las FARC, Timoleón Jiménez, insistió este lunes en su llamado al diálogo al ex presidente colombiano Álvaro Uribe, férreo opositor al proceso de paz con esa guerrilla en Cuba, pese a que el ex mandatario eludió una primera invitación.

"Ave María, doctor Uribe, conversemos, usted tiene un puesto en el nuevo país", dijo Jiménez, también conocido como Timochenko, en la segunda carta pública que le dirige al ex gobernante y senador en las últimas 48 horas desde La Habana, sede de las negociaciones de paz.

Uribe, quien durante su gobierno (2002-2010) combatió a sangre y fuego a las FARC, evadió este lunes la primera invitación que le hizo Timochenko a reunirse en Cuba o en Colombia, con una nueva andanada de cuestionamientos a los diálogos.

En un comunicado, el ex mandatario dijo que no se opone a la paz, pero criticó las negociaciones con las FARC por considerar que otorgan "impunidad total" a los rebeldes y pueden convertirse incluso en un "ejemplo para que haya más violencia", al tiempo que "no garantiza estabilidad".

Timochenko consideró "incisivas y sesgadas" las "manifestaciones de inconformidad" de Uribe frente a las conversaciones que se llevan a cabo en Cuba desde noviembre de 2012, y que están en vías de concluir con un acuerdo que prevé el desarme de la organización comunista y su transformación en partido político.

"En mi modesto parecer, los colombianos están cansados de sus palabras tan subidas de peso y tono", comentó el jefe guerrillero, y rechazó las denuncias de Uribe sobre la impunidad que le espera a los rebeldes.

"Nosotros vamos a poner la cara y a responder. Y sabemos que si faltamos a la verdad nos esperan hasta 20 años en prisión", añadió el comandante de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En otro aparte de su carta, reiteró la voluntad de hablar con el ex mandatario en momentos en que su organización y el gobierno negocian el cese bilateral y permanente del fuego en Colombia, paso previo a la firma del acuerdo definitivo.

"Por eso le insistimos, presidente. No pensemos sólo en la empresa privada, el interés público cuenta más (...) Con la paz ganamos todos, con ella no habrá perdedores", indicó.