Inicia en Roma el proceso contra la “Mafia Capital”

En el juicio están involucrados políticos y funcionarios del ayuntamiento de esa ciudad italiana junto a grandes capos.
Ayer fue la primera de 136 audiencias del juicio.
Ayer fue la primera de 136 audiencias del juicio. (Alessandro di Meo/Ap)

Italia

El proceso contra los 46 acusados del caso "Mafia Capital", la investigación que sacó a la luz una extensa red criminal infiltrada en el Ayuntamiento de Roma y que controlaba la gestión de las licitaciones públicas, comenzó en la capital italiana.

La de ayer fue la primera de las 136 audiencias con las que contará este juicio extremadamente mediático, pues están involucrados políticos vinculados con el Ayuntamiento de Roma y directores de entes públicos bajo la acusación de corrupción, extorsión y manipulación de licitaciones, entre otros.

Se celebrarán cuatro audiencias a la semana, por lo que se espera que la justicia italiana dicte sentencia hasta julio de 2016.

Medios de comunicación de todo el mundo, así como ciudadanos romanos, se congregaron a primera hora en las inmediaciones del Tribunal de Roma para asistir a la llegada de los imputados en este caso, para el que el ayuntamiento de la capital italiana y el grupo político Movimiento 5 Estrellas, se han constituido como partes civiles.

En la lista de los 46 nombres a los que llamarán los jueces de la X sección penal del Tribunal de Roma, quizá el más importante es Massimo Carminati, considerado por la fiscalía el supuesto jefe de la mafia de Roma.

Carminati, de 57 años, es un antiguo exponente del grupo terrorista Núcleos Armados Revolucionarios (NAR), que operó en Italia entre 1977 y 1981 y que estuvo asociado a la conocida Banda del Magliana, organización criminal que actuó en Roma entre las décadas de los 70 y los 90.

Carminati, que perdió un ojo en un enfrentamiento con la policía que le valió el sobrenombre de Il Guercio ("el tuerto"), no asistirá físicamente al aula, porque los jueces de Roma consideraron que por motivos de seguridad es mejor que testifique por videoconferencia.

El abogado de Carminati, Giosuè Bruno Naso, criticó el interés mediático del proceso a su llegada al juzgado.

"Este es un proceso dopado, drogado por una campaña mediática", dijo a los medios, momentos antes de afirmar que Carminati "hablará, para aclarar las cosas".

Entre los detenidos y el centenar de investigados destaca Salvatore Buzzi, empresario, conocido como el "rey" de las cooperativas, -casas de acogida para madres o huérfanos o centros de inmigrantes-, pero que le sirvieron para hacer fortuna gracias a la red de corrupción que tejió en el ayuntamiento.

Además se incluyen el ex dirigente del servicio de limpieza de basura de Roma (AMA), Franco Panzironi, y miembros tanto de partidos de la derecha y la izquierda como Luca Gramazio (Forza Italia) o Mirko Coratti (Partido Demócrata).

Así como el consejero del Ayuntamiento de Roma y miembro de la mesa operativa para gestionar la inmigración, Luca Odevaine, quien reconoció haber "cometido errores", pero niega que el juicio sea un proceso contra la mafia.

"He cometido errores, he asumido mi responsabilidad y estoy colaborando con los magistrados. (...) No se puede decir que en Roma haya un sistema mafioso que gestione la ciudad", dijo.

Figuraban también dirigentes y empresarios, como Fabrizio Franco Testa, acusado de "coordinar las actividades de corrupción de la asociación", y de colocar a cómplices en puestos clave de la administración pública.

Además de personas relacionadas con el ex alcalde de Roma Gianni Alemanno, que también fue ministro de Agricultura durante el gobierno del primer ministro Silvio Berlusconi.

La Fiscalía de Roma pidió ayer que Alemanno comparezca en el juicio bajo las acusaciones de corrupción y financiamiento ilegal, una petición que deberá ser atendida por los magistrados, quienes previsiblemente tomarán una decisión el próximo 11 de diciembre.

Contra el ex alcalde romano, la fiscalía apunta a que podría haberse embolsado de forma ilegal 125 mil euros durante el cumplimiento de actos contrarios a las responsabilidades de su cargo, según publican medios locales.

Otros 13 acusados, considerados peligrosos, comparecerán a partir de la segunda jornada del proceso, el 9 de noviembre.

Y es que tras el inicio, el tribunal tiene previsto desplazarse a la prisión de Rebibbia, en el noreste de Roma, donde están encarcelados varios acusados. Se trata del mismo lugar en el que ya se juzgó a terroristas de las Brigadas Rojas.