Influencia global de EU caerá si no aprueba TLC's: Kerry

El secretario de Estado de Estados Unidos pidió a los legisladores demócratas que se oponen a los tratados comerciales con la UE y la región de Asia y el Pacífico que los aprueben.
John Kerry, durante un acto en honor de los campeones del Super Bowl, los New England Patriots, hoy en la Casa Blanca
John Kerry, durante un acto en honor de los campeones del Super Bowl, los New England Patriots, hoy en la Casa Blanca (AFP)

Washington

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, advirtió hoy que la influencia estadunidense en el mundo disminuirá si el Congreso no aprueba los tratados comerciales con la Unión Europea y la región de Asia y el Pacífico, en un claro mensaje a los legisladores demócratas que se oponen a esos pactos.

Kerry pronunció un largo discurso sobre comercio en un momento en el que el Senado estadunidense debate una propuesta de ley que permitiría al Gobierno de EU acelerar el proceso del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) y el Acuerdo Transatlántico para el Comercio y la Inversión entre Europa y Estados Unidos (TTIP).

"Los tratados comerciales no pueden separarse de las cuestiones sobre el liderazgo global de Estados Unidos", argumentó Kerry en su discurso en el centro de estudios Atlantic Council de Washington.

"Si nos retiramos en lo relativo al comercio, nuestra influencia en la economía global disminuirá, y si nuestra estatura económica se pone en duda, nuestra capacidad de proporcionar resultados en defensa y en los retos políticos del mundo quedará cuestionada", añadió el jefe de la diplomacia estadunidense.

Según Kerry, "las áreas económicas y de seguridad están integradas", y "el tipo correcto de acuerdos comerciales son clave" en ese sentido, porque "crearán hábitos de cooperación que ayudarán a reducir la inestabilidad y afrontar los retos del futuro".

"2015 simplemente no es el momento para que decidamos que las negociaciones comerciales son demasiado difíciles. No es el momento de que dejemos que los principios de comercio libre y abierto queden suplantados por el proteccionismo y el mercantilismo", indicó Kerry.

"¿Por qué motivo podríamos pensar que eso está en el interés de Estados Unidos o del mundo? No lo sé, pero es lo que están defendiendo los detractores" de los tratados, agregó el secretario de estado de EU.

Los demócratas están divididos sobre los asuntos de comercio internacional, con la senadora progresista Elizabeth Warren a la cabeza de los detractores, mientras que la mayoría de los republicanos, que controlan ambas cámaras del Congreso, se muestran partidarios de sacar adelante los tratados.

La oposición demócrata a los tratados comerciales argumenta que pueden ser negativos tanto para los derechos de los trabajadores del país como para el medio ambiente.

Kerry instó hoy al Congreso a aprobar la legislación conocida como "Fast Track ("Por la vía rápida") que allanará el camino para las negociaciones actuales sobre el TPP, más avanzado que el europeo, y que involucra a once países de América Latina y Asia Central.

El comité de Finanzas del Senado aprobó este miércoles una propuesta de ley con ese fin, y que podría acelerar el proceso para que el Gobierno de Barack Obama firme el TPP, que previsiblemente será el mayor acuerdo comercial de EU desde el Tratado de Libre Comercio de América del Norte con México y Canadá (NAFTA).

Kerry subrayó que Estados Unidos no puede esperar que su economía "crezca y genere nuevos empleos" si todo lo que hace es comerciar consigo mismo. Además, destacó que está "en el interés" de EU y de todos sus aliados que los estándares de los tratados comerciales en materia de derechos de los trabajadores y medio ambiente "sean lo más altos que se pueda".

Kerry saludó también la aprobación por una comisión del Senado del proyecto de ley que le da más margen al presidente Barack Obama para negociar tratados de libre comercio. El texto, aprobado la noche del miércoles por los senadores de la comisión de Finanzas, debe aún recibir el aval de todos los legisladores del Congreso.

La aprobación permitirá "avanzar en las neogicaciones comerciales más importantes de nuestra historia", estimó Kerry en una mesa redonda. La ley confiere al presidente Obama "la flexibilidad que se necesita para negociar de manera confiable y eficaz en nombre de nuestro país", continuó el jefe de la diplomacia estadunidense.

Si el Senado le da luz verde, y luego la Cámara de Representantes también, la ley crearía un mecanismo simplificado para que el Congreso apruebe o rechace cualquier acuerdo negociado por Obama, sin posibilidad de enmienda, un procedimiento utilizado en el pasado para evitar un estancamiento en el Congreso.

La ley afectaría en primer lugar el acuerdo Trans-Pacífico (TPP, en inglés) que Estados Unidos negocia con once países de la región Asia-Pacífico: Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam.

El ala izquierda del Partido Demócrata, aliado de los grandes sindicatos, no ve este acercamiento con buenos ojos y teme que la apertura de los mercados estadunidenses debilite a los sectores industriales. "El comercio crea empleos, punto final. Y los cinco, 20, 100 últimos años lo prueban", explicó Kerry, según quien las exportaciones estadunidenses sostienen 11.7 millones de empleos.