Infanta quiere “liberarse” de acusaciones: abogado

El próximo sábado la infanta cristina comparecerá ante el juez del Caso Nóos, José Castro y de acuerdo con su abogado está lista para "liberarse"
La infanta Cristina, hija menor del rey Juan Carlos I de España
La infanta Cristina, hija menor del rey Juan Carlos I de España (Efe)

Madrid

La infanta Cristina tiene ganas de que llegue el próximo sábado para declarar en Palma de Mallorca ante el juez del Caso Nóos, José Castro, “para liberarse”, declaró hoy Jesús María Silva abogado de la hija del rey de España, a la que el magistrado acusa de los delitos de blanqueo y delito fiscal.

“Se encuentra bien, gracias a Dios. Está serena”, explicó el letrado aunque se negó a contestar sobre cuestiones estratégicas de la defensa, como si durante el interrogatorio responderá a todas las partes.

Silva confirmó que estos días se están reuniendo con frecuencia con la Infanta para preparar su defensa, y dijo estar convencido de que la declaración ante el juez servirá para demostrar su inocencia.

En cuanto a la posibilidad de que la infanta baje la rampa de los juzgados andando o en coche, donde se espera que la estén esperando cientos de ciudadanos para insultarla como ya pasó con su esposo Iñaki Urdangarin, señaló que “son cuestiones de seguridad que no va a decidir ella” y que, en todo caso, en ningún momento ha tratado el tema con su cliente en las reuniones mantenidas hasta ahora.

La infanta Cristina ya está en Barcelona y no ha podido ocultarse de la prensa y fue fotografiada por el diario catalán La Vanguardia, en compañía de Urdangarin, en un hotel de esta ciudad donde ya se encuentra para preparar su declaración.

El magistrado atribuye a la infanta un delito de blanqueo de capitales y otro fiscal presuntamente cometidos por la hija del monarca en su condición de copropietaria de Aizoon, empresa familiar a la que habrían desviado ella y Urdangarin, más de un millón de euros públicos desde el Instituto Nóos, creado por el duque y su exsocio Diego Torres.

La hija menor del rey de España llegó procedente de Suiza, donde vive con sus hijos, y lo primero que hizo fue reunirse con sus abogados en un hotel. Mientras Cristina revisaba documentación con sus letrados Iñaki Urdangarin, que ya declaró ante el magistrado tras ser imputado, esperaba en una mesa del fondo charlando con sus amigos

Urdangarin y Torres están bajo sospecha judicial tras embolsarse –según el juez- 5.8 millones de euros a través de su Instituto Nóos –una fundación supuestamente “sin ánimo de lucro”- en sus tratos con los Gobiernos de la Comunidad Valenciana y de Baleares, ambos del gobernante Partido Popular (PP).

Este caso de supuesta corrupción en la Casa Real hundido a la monarquía española en la peor crisis de imagen del reinado de Juan Carlos de Borbón.