Indignación por palabras de cardenal Rouco en funeral de Suárez

Las palabras que el prelado dedicó a la posibilidad de que se repita una guerra civil en España causaron la indignación de buena parte de la clase política, menos el gobernante Partido Popular, ...
La reina Sofía (c), acompañada del rey Juan Carlos, saluda al cardenal Rouco (i) al abandonar la catedral de la Almudena el pasado lunes
La reina Sofía (c), acompañada del rey Juan Carlos, saluda al cardenal Rouco (i) al abandonar la catedral de la Almudena el pasado lunes (AFP)

Madrid

"En el día de hoy, cautivo y desarmado el ejercito (...)". Con estas palabras empezaba el parte que hace 75 años puso fin a la Guerra Civil, la mayor tragedia de la historia contemporánea de España. A falta de actos que marquen el aniversario, sólo algunas publicaciones u otros medios recuerdan hoy la tragedia con documentos históricos, comentarios de historiadores e incluso de algunos ancianos que fueron testigos del conflicto. La muerte de Adolfo Suárez, quien fue presidente del primer Gobierno democrático tras el franquismo, también ha traído en los últimos días recuerdos o alusiones de aquel conflicto, algunas de ellas no exentas de controversia.

Sin ir más lejos, el arzobispo de Madrid, cardenal Antonio María Rouco Varela, instó el lunes a la clase política a seguir el ejemplo de Suárez para garantizar la concordia de los españoles "y sus comunidades históricas" y superar las actitudes que "pueden causar" una guerra civil, en una clara alusión a las aspiraciones soberanistas de algunos sectores en la región de Cataluña.

Rouco Varela hizo estas declaraciones durante el funeral de Estado que ofició por Adolfo Suárez en la madrileña catedral de la Almudena, que, presidido por los reyes de España, contó con la presencia de casi todo el gobierno, así como representantes de las instituciones del país y líderes de los mayores partidos y de las comunidades autónomas, incluida la de Cataluña.

Hoy, todas las fuerzas políticas del Congreso de los Diputados, con excepción del Partido Popular (PP) -en el Gobierno- han arremetido contra Rouco Varela, por esa advertencia de riesgo de guerra civil, salvo el PP, que ha intentado evitar el tema. En nombre del partido socialista (PSOE) -la mayor formación de la oposición-, la portavoz en el Congreso, Soraya Rodríguez, calificó las palabras de Rouco  de "indignantes", "fuera de la realidad" y "fuera de lugar", y afirmó que ha "llegado el momento" de plantear que los funerales de Estado y otros actos sean laicos.

También contundente fue la portavoz del centristas Unión Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, quien tachó de "absolutamente impresentable" la homilía de Rouco, además de considerar "inapropiado" que sonara el himno nacional durante la consagración. El vicesecretario de Organización del PP, Carlos Floriano, alegó que no quería valorar "políticamente" el contenido de una homilía, mientras que el portavoz parlamentario, Alfonso Alonso, ha dicho que él no entendió que Rouco estuviera diciendo que hay un clima de preguerra civil.

La emisora de radio Cadena Ser emitió esta mañana el famoso parte del fin de la guerra civil, que a más de uno le debió parecer estar soñando o haber retrocedido en el tiempo. «Me acuerdo perfectamente del 1 de abril de 1939, porque aquellas cosas se quedan grabadas en la memoria. Tuve la sensación de que estaba pasando algo muy importante, como si todo lo anterior hubiera sido un mal sueño», explicó al diario ABC Carmen de Alvear, quien tenía siete años y se encontraba en Palma de Mallorca.

El historiador español Ángel Viñas, quien acaba de publicar su libro 75 años después. Las claves de la Guerra Civil Española, lamentó en una entrevista con la Cadena Ser que el PP -centroderecha-, rechazara una propuesta de Izquierda Plural para la desclasificación de cierta documentación militar de la Guerra Civil española. Este historiador considera que aún queda mucho por escribir sobre la contienda y mucho que investigar en archivos como los de la antigua Unión Soviética, los del servicio de inteligencia británico MI6, además de los propios archivos estatales españoles.

Otros medios, como la cadena publica de televisión TVE, recordaron la Guerra Civil a través de imágenes tomadas por el fotógrafo de origen húngaro Robert Capa, como la del miliciano anarquista Federico Borrell García en el momento en que fue abatido por un disparo. Una instantánea publicada en todo el mundo. Bajo el título El mundo en que queríamos vivir, el reportaje emitido por TVE el pasado fin de semana mostró las fotografías que hizo Capa a civiles en carreteras de Tarragona dirigiéndose hacia la frontera con Francia, huyendo de las tropas franquistas.

El conflicto, uno de los episodios históricos más importantes del siglo XX, dividió al país en las "dos Españas", como escribió el poeta Antonio Machado, pero reconciliadas a partir de 1976, tras una ejemplar transición a la democracia dirigida por el rey Juan Carlos y Adolfo Suárez. La insurrección militar de julio de 1936 contra el gobierno legítimo de la II República y antesala de la "Guerra civil", arrancó en Melilla(norte de África) el 17 de julio. Ante la lentitud del gobierno republicano de Santiago Casares Quiroga, la rebelión saltó el 18 y 19 de julio a Canarias y a la península, respectivamente.