Indignación en todo el mundo por el ataque de Túnez

Horror e indignación dominan las reacciones en la comunidad internacional ante el ataque que se cobró la vida de 21 personas, 17 de ellas turistas, mostrando solidaridad con el gobierno norteafricano.
Unos turistas que han sobrevivido al ataque terrorista son evacuados en un autocar del lugar de los hechos, el Museo del Bardo, en Túnez
Unos turistas que han sobrevivido al ataque terrorista son evacuados en un autocar del lugar de los hechos, el Museo del Bardo, en Túnez (EFE)

Madrid

La comunidad internacional reaccionó con horror e indignación ante el ataque terrorista perpetrado hoy en Túnez, en el que murieron 21 personas, 17 de ellas turistas extranjeros, otras 32 resultaron heridas y al menos dos de los asaltantes fueron abatidos. Los turistas fallecidos, según fuentes oficiales, son de nacionalidad italiana, española, sudafricana, japonesa, alemana, polaca, colombiana y brasileña.

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, condenó de la manera "más contundente posible" el ataque y extendió sus "sentidas condolencias" a las familias de las víctimas. Además, el jefe de la diplomacia estadunidense aplaudió la "rápida respuesta" de las autoridades ante el atentado, que calificó de "violencia gratuita", y "sus esfuerzos para resolver la toma de rehenes y restaurar la calma".

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, lamentó hoy en Twitter la muerte de dos compatriotas en el ataque y ofreció sus condolencias a la familia de los fallecidos, la esposa y uno de los hijos del general retirado del Ejército colombiano José Arturo Camelo Piñeros. Según su mensaje, la Cancillería colombiana "está trabajando en su repatriación".

El rey de España Felipe VI envió un telegrama al presidente tunecino, Béyi Caïd Essebsi, en el que condena "con toda firmeza" el "execrable y cobarde" ataque terrorista y reafirma el "firme compromiso" de España para "seguir colaborando estrechamente" con Túnez en favor de la paz, la convivencia y la prosperidad.

En el telegrama, el monarca se muestra "hondamente impresionado" por la noticia del atentado y traslada al presidente de Túnez su "mayor sentimiento de pesar" en su nombre, el del gobierno y el del pueblo español.

También el jefe del ejecutivo español, Mariano Rajoy, contactó telefónicamente con Essebsi para expresarle sus condolencias. Esta llamada se sumó a la condena del gobierno al "cobarde" atentado terrorista que "España ha recibido con horror e indignación", según un comunicado difundido por el Ministerio de Exteriores.

Meade condena violencia

El canciller de México, José Antonio Meade, expresó su "condena a cualquier expresión de violencia de este tipo", aunque celebró que los ocho mexicanos que se encontraban en el Museo Nacional de Bardo durante del ataque salieran ilesos. También el gobierno argentino condenó "enfáticamente" el ataque terrorista y expresó su "solidaridad con el gobierno y pueblo tunecino".

La cancillería reiteró "su inalterable compromiso con la paz y la lucha contra el terrorismo en todas sus formas", y señaló que el "fortalecimiento de los mecanismos de cooperación internacional" es el "único camino de las sociedades democráticas para afrontar este flagelo".

Durante un acto de la Unesco sobre el patrimonio amenazado por el yihadismo en Siria e Irak, celebrado en el parisino Museo del Louvre, el presidente de Francia, François Hollande, lamentó las "vidas borradas por la maquinaria terrorista".

"Cuando se comete un crimen terrorista, sea donde sea, nos concierne a todos cuando se trata de vidas humanas", declaró el jefe de Estado francés, quien señaló que ha telefoneado al presidente tunecino, Béji Caïd Essebsi, para expresarle su "solidaridad y apoyo".

En Italia, su primer ministro, Matteo Renzi, condenó con firmeza el atentado, en el que, como dijo, "por desgracia, se han visto involucrados algunos italianos", y mostró su cercanía y apoyo al gobierno de Túnez para que "pueda afrontar la situación con valentía".

El líder del Partido Democrático hizo estas declaraciones durante una intervención en la Cámara de los Diputados, en la que aseguró que "las agresiones a las instituciones democráticas, a la cultura" y también a "la moderación que caracteriza al gobierno tunecino" son ofensas que "afectan a todos" los estados democráticos del mundo.

La UE, "horrorizada"

La Unión Europea se mostró "horrorizada" por el ataque y recalcó que ni los Veintiocho ni el país magrebí se dejarán intimidar por el terrorismo, al tiempo que prometió apoyarlo con todos sus instrumentos la lucha contra el extremismo violento. "Estoy horrorizado", dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, quien recalcó que la UE y Túnez "no se dejarán intimidar por el terrorismo, en casa o afuera".

"La UE está del lado de Túnez en su compromiso con la paz y la democracia. No nos disuadirán a la luz de tanta brutalidad", señaló. El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, que se encuentra de visita oficial en Roma, condenó en "los más duros términos" el ataque, que calificó de "deplorable acto", en una breve declaración distribuida por su oficina de prensa.

El presidente argelino, Abdelaziz Buteflika, expresó hoy el apoyo "firme" de su país a Túnez tras el ataque terrorista. "Hemos sido sorprendidos por la noticia del ataque terrorista cobarde en la capital de Túnez hermana que causó varios muertos", escribió Buteflika en un mensaje al presidente tunecino, Beyi Caid Esebsi.

El jefe del Estado argelino transmitió, ante esta "trágica" ocasión, sus "sinceras condolencias", en su nombre y en el del gobierno argelino, al pueblo tunecino "hermano". Expresó además su "firme" condena de este acto "criminal abyecto, contrario a nuestros valores y principios de nuestra religión".

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, condenó también el ataque y subrayó el compromiso aliado con el país magrebí para la lucha antiterrorista. "Condeno en los más firmes términos el ataque terrorista en Túnez", dijo Stoltenberg en un comunicado de la Alianza Atlántica.

Stoltenberg envió también sus condolencias al presidente de Túnez, Beyi Caid Esebsi, y a los tunecinos, al igual que a los familiares de las víctimas y a los heridos. "La OTAN seguirá trabajando con Túnez y con los socios del Diálogo Mediterráneo en la lucha contra el terrorismo", agregó el líder aliado.

Túnez ha sido escenario en las últimas semanas de un repunte de la actividad yihadista en la región de Kasserine, en la frontera oeste con Argelia, zona montañosa que utilizan como bastión radicales locales y también grupos procedentes del país vecino y otros estados de la zona como Mali, Marruecos o Mauritania.