Indígenas nicaragüenses exigen estudios sobre impacto del canal

Los grupos indígenas del país centroamericano están preocupados por el impacto que tendrá en sus territorios la construcción de la nueva vía interoceánica a partir de diciembre.
Un niño, con un cartel de protesta en una manifestación contra el canal interoceánico, en el municipio de Buenos Aires, en Nicaragua
Un niño, con un cartel de protesta en una manifestación contra el canal interoceánico, en el municipio de Buenos Aires, en Nicaragua (AFP)

Managua

Los indígenas de Nicaragua exigieron al Estado los estudios de impacto que tendrá en sus territorios la construcción del canal interocéanico que, según el gobierno y la empresa concesionaria china, comenzará en diciembre. "Exigimos los estudios de factibilidad de los mega proyectos derivados del canal, que afecten territorios y recursos donde existen pueblos originarios", expone la declaración del Movimiento Indígena de Nicaragua (MIN) entregada a la prensa.

El MIN, que representa a pueblos indígenas del Pacífico, Centro y Norte de Nicaragua, reclama información sobre este proyecto antes de que las autoridades apliquen decisiones, para poder dar un consentimiento "libre, previo e informado". La declaración del MIN fue divulgada en el contexto de la Conferencia Mundial de Naciones Unidas sobre pueblos Indígenas 2014, que se celebra entre lunes y martes en Washington, dijeron dirigentes del organismo.

Por primera vez una organización indígena se pronuncia sobre el canal, que en su recorrido de 278 kilómetros entre el Caribe y el océano Pacífico atravesaría unas cien comunidades, algunas de ellas indígenas. Vecinos de comunidades rurales del departamento de Rivas, al sur del país, realizaron el viernes una movilización para expresar su rechazo a la expropiación de sus parcelas para la construcción del canal.

Las obras del canal iniciarán en diciembre con la construcción de un puerto en el Pacífico, según el asesor presidencial para asuntos del Canal, Telémaco Talavera. La concesionaria china HKND Group ha dicho que entregará los estudios de impacto ambiental y socio-económicos de la obra en octubre, lo que preocupa a científicos y ambientalistas porque alegan que no habría tiempo para informarse y tener una opinión independiente antes de que inicien los trabajos.

La vía, con un costo de 50 mil millones de dólares, según el nuevo valor estimado por HKND, contará con dos puertos, un aeropuerto, un lago artificial, una zona de libre comercio y un complejo turístico y financiero, así como fábricas de acero y cemento.