Independentistas presionan a partidos para lograr gobierno en Cataluña

Militantes independentistas marcharon en Barcelona para reclamar a la coalición Junts pel Sí y el partido de izquierda radical CUP un acuerdo que evite la convocatoria de nuevos comicios el lunes.
Manifestantes forman la palabra "Independencia" ante la puerta de la catedral de Barcelona, esta noche, en la capital catalana
Manifestantes forman la palabra "Independencia" ante la puerta de la catedral de Barcelona, esta noche, en la capital catalana (AFP)

Barcelona

Los militantes independentistas de Cataluña presionaron hoy para que los partidos soberanistas de esta región del noreste de España, fuertemente divididos, alcancen un acuerdo de última hora que permita formar gobierno y evitar la convocatoria de nuevas elecciones el lunes.

Después de conseguir mayoría absoluta en el parlamento regional en las elecciones del 27 de septiembre (72 sobre 135 escaños), los dos grupos independentistas se encuentran divididos sobre quién debe liderar el gobierno llamado a avanzar hacia la secesión de España.

La coalición Junts pel Sí (Juntos por el Sí, JxS), con 62 diputados de izquierda y derecha, propone al actual presidente saliente, el liberal Artur Mas, rechazado por la izquierda radical CUP (10 escaños) debido a los escándalos de corrupción en su partido y a sus políticas de austeridad.

Tras tres meses de negociaciones, la izquierda radical descartó definitivamente el domingo investir a Mas que, salvo cambio de última hora, tendrá que convocar nuevas elecciones el 11 de enero.

Ante esta perspectiva, los militantes independentistas celebraron hoy dos manifestaciones en Barcelona, reflejo de la división existente en el seno de este movimiento: mientras unos exigían a la CUP aceptar a Mas, los más radicales pedían al presidente renunciar a su candidatura.

"Me siento engañada por la CUP y estoy muy cabreada. Teníamos una oportunidad para lograr la independencia y no estuvieron a la altura", afirmaba Roser de la Ossa, funcionaria judicial de 48 años envuelta en una gran bandera independentista.

Esta concentración, organizada por las asociaciones civiles separatistas que unos meses atrás congregaban a cientos de miles de personas, reunió a alrededor de medio millar de manifestantes.

A poca distancia, la izquierda radical reunía a unos cien militantes reclamando la marcha de Mas para facilitar la formación de un gobierno. "Están subordinando la libertad de un pueblo a su interés personal", denunciaba Manel Boix, estudiante de comunicación de 20 años.

Ambas formaciones se reunieron hoy para buscar una salida a esta situación de bloqueo pero el encuentro terminó sin acuerdo, informaron a la AFP fuentes de ambos partidos. "Continúamos negociando", señaló una fuente de la CUP.