Impasse político en Portugal: derecha y socialistas aplazan diálogo

El conservador Passos Coelho y el socialista Costa se vieron las caras pero decidieron postergar un posible acuerdo sobre un futuro gobierno hasta tener propuestas "concretas".
El líder socialdemócrata Pedro Passos Coelho (d), y el socialista Antonio Costa (i), tras concluir la reunión sobre un pacto, hoy en Lisboa
El líder socialdemócrata Pedro Passos Coelho (d), y el socialista Antonio Costa (i), tras concluir la reunión sobre un pacto, hoy en Lisboa (EFE)

Lisboa

Conservadores y socialistas portugueses se exigieron hoy mutuamente presentar propuestas "concretas" para poder discutir cualquier tipo de acuerdo que facilite una solución de Gobierno para el país, por lo que volverán a encontrarse el próximo martes, ya con proposiciones encima de la mesa.

Después de esta primera reunión, que se prolongó tres horas, los líderes de uno y otro partido intercambiaron críticas por no llevar medidas específicas a la mesa de negociaciones, aunque se mostraron abiertos a negociar.

Los comicios del pasado domingo dieron la victoria a la coalición de centro-derecha, que, sin embargo, no logró reeditar la mayoría absoluta con la que contaba desde 2011, lo que le obliga a buscar consensos -puntuales o de toda la legislatura- para poder aprobar leyes en el Parlamento, entre ellas los Presupuestos.

Pedro Passos Coelho, que lidera la coalición conservadora entre el Partido Social Demócrata y el Centro Democrático Social -que obtuvo cerca del 39 % de los apoyos-, se mostró extrañado por que no sean los socialistas quienes eleven peticiones a cambio de su apoyo.

Sin embargo, anticipó que los conservadores serán "más atrevidos" de cara a la próxima cita y buscarán en el programa electoral de su rival propuestas con las que puedan concordar.

"No tenemos ninguna restricción, ninguna línea roja, aceptamos discutir cualquier propuesta que el Partido Socialista nos quiera hacer, ya sea de programa de Gobierno, de composición del Gobierno, de los Presupuestos del Estado. Estamos disponibles para acoger las propuestas que nos quieran hacer", subrayó.

En este sentido, se mostró abierto a debatir también la supresión de las "políticas y medidas de mayor austeridad en cuanto sea posible", aunque sin poner en riesgo el cumplimiento de los objetivos de reducción de déficit público.

"No hay duda de que si fuese posible restituir más rápidamente" a los portugueses de los sacrificios económicos que acarrearon esas políticas "no dejaremos de hacerlo, no tenemos ningún gusto en que esas medidas continúen en vigor", recalcó.

Passos Coelho explicitó que las únicas condiciones previas a este diálogo con los socialistas son el respeto a las reglas de la zona euro -incluido el cumplimiento de los objetivos de reducción del déficit- y que la "base de la negociación" sea el programa de la coalición de centro-derecha.

El líder socialista, António Costa -segundo en los comicios con más del 32 % de los sufragios- calificó, por su parte, de "inconclusa" esta primera reunión e insistió en que son los conservadores de quienes debe partir la iniciativa.

"Es normal que si tienen la mayor representación en el Parlamento tengan la responsabilidad de conducir el proceso con vistas a crear condiciones de gobernabilidad (...) El cuadro parlamentario actual es muy diferente al anterior, la coalición necesita adaptarse a las nuevas circunstancias", defendió.

"El diálogo se debe asentar sobre propuestas concretas y no sobre ideas vagas. Estamos a la espera de que esta propuesta surja", precisó Costa. El ex alcalde de Lisboa lanzó un dardo a sus interlocutores de hoy, al revelar que "con el Partido Comunista fue más fácil", en referencia al encuentro que mantuvo con esa formación el miércoles, y donde conversaron sobre "materias concretas".

A pesar de no haber conseguido el objetivo de vencer en las urnas y recuperar el poder, los socialistas son ahora los protagonistas de la actualidad política lusa. Mientras que el centro-derecha pretende lograr un pacto que dé viabilidad a su victoria para poder formar Gobierno, los dos partidos más escorados a la izquierda del Parlamento se muestran favorables a una alianza a tres bandas, con la que contarían con mayoría absoluta.

Por ahora, el Partido Comunista -tradicionalmente beligerante con los socialistas- ya informó a Costa de que existen opciones de alcanzar un acuerdo para impedir el ascenso de los conservadores en esta legislatura. El encuentro con el marxista Bloque de Izquierda -hermanado con Podemos y Syriza en la UE- no se producirá hasta el lunes, día en el que Costa también se reunirá con el jefe del Estado, Aníbal Cavaco Silva.