Iglesia brasileña afirma que golpe militar fue "error histórico"

La máxima entidad episcopal admitió que sectores eclesiásticos respaldaron en un primer momento el golpe de Estado, pero sostuvo que la Iglesia no se calló ante las violaciones de los ...
Manifestantes protestan contra militares en el aniversario 50 del golpe militar al presidente João Goulart en Río de Janeiro
Manifestantes protestan contra militares en el aniversario 50 del golpe militar al presidente João Goulart en Río de Janeiro (EFE)

Brasilia

La Conferencia Nacional de Obispos de Brasil (CNBB) calificó hoy de "error histórico" el golpe militar que, hace medio siglo, derrocó el gobierno constitucional de Joao Goulart e instaló una dictadura que se prolongó por 21 años. En un comunicado divulgado hoy, la máxima entidad episcopal brasileña admitió que sectores eclesiásticos respaldaron en un primer momento el golpe de Estado, pero sostuvieron que la Iglesia no se calló ante las violaciones de los derechos humanos y la represión política por parte del régimen autoritario.

"Aunque es cierto que, a principio, sectores de la Iglesia apoyaron los movimientos que resultaron en la llamada 'revolución' para combatir el comunismo, también es verdad que la Iglesia no hizo caso omiso ante la represión apenas se dio cuenta de que los métodos usados por los nuevos dueños del poder no respetaban la dignidad de la persona humana y sus derechos", afirma la nota.

Según la CNBB, durante las más de dos décadas que se siguieron al golpe, se produjo "una escalada de la violencia con la práctica de torturas, el cercenamiento de la libertad de expresión, la censura a la prensa, la inhabilitación de políticos; se ha instalado el miedo y el terror".

"En nombre del progreso, que no se concretó, pueblos fueron expulsados de sus tierras y otros incluso fueron diezmados. Hasta hoy hay muertos que no han sido sepultados por sus familiares", agrega el texto, que lamenta que hasta hoy no se haya logrado revelar toda la verdad "sobre los 21 años que hicieron de Brasil el país del dolor y la lágrima".

La CNBB afirma que, pese a que Brasil vive hoy "tiempos nuevos" de libertad y democracia, todavía enfrenta graves desafíos: "Es necesario superar la injusticia, la desigualdad social, la violencia, la corrupción, el escepticismo frente a la política, la violación de los derechos humanos, la tortura".

"La democracia exige participación constante de todos", subraya el texto, al afirmar que recordar los sucesos de 1964 "cobra sentido en la medida que nos lleve a darnos cuenta del error histórico del golpe, a admitir que no todo fue apropiadamente reparado y a alertar a las generaciones post dictadura para que se mantengan activas en la defensa del estado democrático de derecho".

El comunicado concluye reafirmando el compromiso de la CNBB "con la defensa de una democracia participativa y con justicia social para todos" y exhortando la sociedad brasileña "a ser protagonista de una nueva historia, liberada del miedo y fuerte en la esperanza".