Mausoleos en Palmira no sufrieron daños por EI

En los últimos días el grupo terrorista Estado Islámico colocó explosivos en dos mausoleos islámicos que han sido objeto de barbarie por parte de los yihadistas. 
Las ruinas asirias de Nimrud del siglo XIII a. C. y de Hatra, son patrimonio de la humanidad por la UNESCO.
Las ruinas asirias de Nimrud del siglo XIII a. C. y de Hatra, son patrimonio de la humanidad por la UNESCO. (Reuters)

Beirut

Las ruinas grecorromanas de la ciudad de Palmira en Siria, no sufrieron daños pese a la destrucción por parte de los yihadistas de dos mausoleos islámicos, que estaban en sus afueras, afirmaron autoridades sirias.

El director de Antigüedades y Museos de Siria, Maamún Abdelkarim, explicó que "la parte arqueológica de Palmira está intacta, aunque el grupo terrorista Estado Islámico colocó allí explosivos en los últimos días".

Abdelkarim señaló que los dos santuarios islámicos destruidos son el de Mohamed bin Ali y el de Nizar Abu Baha Edin, fuera del sitio arqueológico por el que es conocida Palmira (centro de Siria).

Al Homsi precisó que el primero de los santuarios se encontraba en lo alto de un monte al noroeste de la localidad moderna de Palmira, mientras que el segundo estaba en un área denominada como los huertos de Guta, en mitad de un palmeral.

Abdelkarim confirmó estos datos y agregó que ambos mausoleos eran edificaciones modernas, aunque los restos que contenían eran antiguos.

"El de Baha Edin, conocido como santuario de Chekah, tenía por lo menos 500 años", indicó el máximo responsable de las antigüedades sirias, quien subrayó que los extremistas los destruyeron, pese a ser musulmanes, porque consideran que la construcción de mausoleos está fuera de sus creencias y de la religión.

Abdelkarim destacó que los extremistas han destruido "decenas" de lugares parecidos dentro de Siria en el pasado.

Anoche, la oficina de información del EI en Homs publicó en internet varias fotografías de la voladura del mausoleo del jeque Mohamed bin Ali y de otro santuario, que los radicales no identificaron.

Palmira fue en los siglos I y II d.C. uno de los centros culturales más importantes del mundo antiguo y punto de encuentro de las caravanas en la Ruta de la Seda, que atravesaban el árido desierto del centro de Siria.

Antes del inicio de la contienda siria, en marzo de 2011, sus ruinas eran una de las principales atracciones turísticas de país y de la región.

El EI, que a mediados de mayo se hizo con el control de la población de Palmira y de la zona monumental, difundió el 26 de mayo un vídeo con supuestas imágenes de las ruinas en el que aparentemente no se apreciaban daños.

Desde el pasado febrero, los radicales del EI han destruido en las zonas que dominan en Irak varios sitios y museos arqueológicos, así como mausoleos islámicos y mezquitas.

Las ruinas asirias de Nimrud del siglo XIII a. C. y de Hatra, patrimonio de la humanidad de la Unesco, el Museo de la Civilización de la ciudad de Mosul y el yacimiento de Dur Sharrukin, capital asiria durante parte del reinado de Sargón II (722 - 705 a. C.), han sido objeto del pillaje y la barbarie de los yihadistas en Irak