Huye ministro yemení de Defensa hacia Adén

Dos guardaespaldas del ministro resultaron heridos, en un intento fallido de detener al ministro, que burló la vigilancia impuesta por los hutíes sobre su residencia en Saná.

Saná

El ministro yemení de Defensa, el general Mahmud al Subaihi, huyó anoche a la ciudad meridional de Adén para unirse al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi, que se refugió en esta localidad el pasado febrero tras huir de los rebeldes del movimiento chií de los hutíes, que controlan la capital Saná.

Según confirmaron hoy a Efe fuentes militares, dos guardaespaldas del ministro resultaron heridos en un puesto de control de los hutíes en la provincia de Al Hudeida, en un intento fallido de detener al ministro, que burló la vigilancia impuesta por los hutíes sobre su residencia en Saná.

Según las fuentes, hombres armados de este grupo se enfrentaron a los guardias de Al Subaihi en la zona de Al Juja, en el camino que une Al Hudaida y Adén.

Al Subaihi, del sur del país, fue designado para el cargo el pasado noviembre, dos meses después de que los hutíes irrumpieran en la capital y se hicieran con el control de gran parte de los centros institucionales.

Dicho Gobierno, dirigido por Jaled Mahfuz Bahah, fue nombrado como un Ejecutivo de consenso entre las distintas fuerzas políticas, para intentar poner fin a la crisis desatada tras la ocupación hutí de Saná.

Sin embargo, la situación se deterioró con los hutíes afianzados en el poder en la capital, que extendieron a más provincias, mientras acusaban al presidente de entorpecer la transición.

El pasado enero, Mansur Hadi y el Gobierno dimitieron y dejaron vía libre a los hutíes para imponer su propia hoja de ruta. Sin embargo, un mes después, el presidente del país huyó a Adén y desde allí se retractó de su renuncia y anunció que se mantenía como presidente legítimo del Yemen.

Los hutíes obligaron al Gobierno de Bahah a retomar sus funciones ante la resistencia de muchos ministros, mientras Mansur Hadi, con el apoyo de los países árabes del golfo Pérsico, pedía retomar el diálogo entre los distintos partidos fuera de Saná.