“Humillante”, el trato de Brasil a ex embajador, dice EU

El diplomático dejó el cargo en medio de las denuncias de espionaje estadunidense.
El presidente de Uruguay, José Mujica, dijo que extraña al difunto mandatario venezolano Hugo Chávez.
El presidente de Uruguay, José Mujica, dijo que extraña al difunto mandatario venezolano Hugo Chávez. (Andrés Atapff/Reuters)

Brasilia

El gobierno de Estados Unidos consideró “humillante” el trato dado por Brasil a su ex embajador Thomas Shannon, quien dejó el cargo en Brasilia en medio de las denuncias de espionaje estadunidense, aunque lo hizo por razones ajenas al escándalo, aseguró ayer el diario Folha de Sao Paulo.

El periódico precisó que EU se ofendió porque en el almuerzo de despedida de Shannon, quien dejó la embajada de su país en Brasilia el pasado 5 de septiembre para asumir como asesor especial del secretario de Estado, John Kerry, el ahora ex embajador fue recibido por un diplomático de “tercer escalón” en lugar del canciller Luiz Figueiredo, tal como se esperaba.

Al comenzar el almuerzo de despedida, el subsecretario general político, embajador Carlos Antonio Paranhos, encargado de despedir a Shannon, pronunció un discurso con declaraciones agresivas, de acuerdo con personas presentes en la cita.

“Ellos lo humillaron frente a su esposa y los embajadores”, dijo un funcionario del gobierno estadunidense citado por el diario.

En el discurso, de acuerdo con los testigos, Paranhos denunció en forma indirecta, ante las cerca de 30 personas presentes, las intervenciones militares que realiza EU, entre otras críticas a Washington.

Thomas Shannon abandonó su cargo en Brasilia poco después de que salieran a la luz las denuncias basadas en documentos filtrados por el ex técnico de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadunidense Edward Snowden, que indican que Washington espió durante años las comunicaciones de trabajo y personales de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.

Las revelaciones causaron una crisis en las relaciones bilaterales e hicieron que Rousseff cancelara una visita de Estado a EU, donde el 23 de octubre iba a ser recibida con honores por su par Barack Obama.

Al respecto, los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) también rechazaron ayer las prácticas de espionaje realizadas por EU y pidieron a la Organización de Naciones Unidas (ONU) tomar medidas al respecto. En un comunicado, la Alba se manifestó contra lo que consideró “una flagrante violación de los derechos humanos y del derecho internacional”, por parte de la NSA.

A la vez, el diario New York Times reveló ayer que el presidente Obama se blinda contra el espionaje en sus viajes internacionales “en una tienda de campaña antiescuchas que se despliega en las habitaciones de hotel donde se aloja” para leer documentos confidenciales o llevar a cabo conversaciones importantes. La tienda está cubierta con un revestimiento especial e impide que se filtren los ruidos.

Obama hace esto incluso en viajes a países amigos y usa un celular a prueba de escuchas.

Otros altos funcionarios, diplomáticos y militares de EU también piden ahora en sus viajes una tienda de ese tipo  o similar.

En tanto, el presidente de Uruguay, José Mujica, aseguró ayer en Montevideo, antes de un viaje rumbo a Brasil y Venezuela, que extraña al difunto ex mandatario venezolano Hugo Chávez.

Chávez es “un personaje con peso propio que no se establece por decreto, claro que lo extraño”, dijo Mujica y añadió que “toda América Latina” siente su falta.