Hoy sepultan en Baltimore al joven afroamericano

Freddie Gray, de 25 años, murió por fracturas de vértebras cervicales.
Más de 34 personas fueron aprisionadas ayer por los disturbios.
Más de 34 personas fueron aprisionadas ayer por los disturbios. (Said Serkan /Reuters)

Washington

La ciudad estadunidense de Baltimore, sacudida por violentas manifestaciones la noche del sábado, se alista para sepultar hoy a Freddie Gray, un joven negro cuya muerte luego de un arresto relanzó la polémica sobre la violencia policial.

El joven de 25 años falleció el 12 de abril a raíz de fracturas de vértebras cervicales, una semana después de haber sido detenido por elementos policiacos.

Sus exequias tendrán lugar a partir de las 11H00 (15H00 GMT) en la iglesia bautista New Shiloh. Será sepultado "inmediatamente después de la misa", señaló el diario Baltimore Sun, en el cementerio de Woodlawn, en el oeste de la ciudad.

El sábado más de mil personas se reunieron en forma pacífica frente a la alcaldía para reclamar justicia por la muerte de Gray, al grito de "sin justicia no hay paz".

Pero el clima se deterioró súbitamente cuando varias decenas de manifestantes se dirigieron al estadio de beisbol Camden Yards, una hora antes del inicio de un partido entre los Orioles de Baltimore y Boston Red Sox.

Desde helicópteros, imágenes grabadas por las cadenas de televisión locales mostraron una multitud lanzando conos de seguridad, botellas de refrescos y botes de basura contra policías, antes de romper los vidrios de tiendas y saquearlas.

"Los manifestantes están rompiendo ventanas y nos lanzan objetos", denunció la noche del sábado la Policía de Baltimore en Twitter. "Pedimos a todos que mantengan la calma", agregó.

La Policía de Baltimore informó ayer que "aproximadamente 34 personas fueron arrestadas y seis agentes resultaron con heridas menores".

El vocero Jeremy Silbert agregó que "un pequeño grupo de los manifestantes del sábado causó disturbios en el centro y oeste de la ciudad Baltimore".

A su vez, la alcalde de la ciudad, Stephanie Rawlings-Blake, pidió tranquilidad tras la muerte del joven Gray.

"Desde los días de las primeras manifestaciones por los derechos civiles en nuestro país, Baltimore tiene una tradición de manifestaciones pacíficas y respetuosas", dijo Rawlings-Blake en Twitter.

Fredericka Gray, hermana melliza de Freddie Gray, llamó a la calma. "Mi familia quiere decirles que por favor detengan la violencia. Freddie no querría esto".

Durante la manifestación, los oradores llamaron al presidente Barack Obama a lanzar una investigación nacional sobre la brutalidad policial, tras una serie de enfrentamientos mortales entre policías blancos y hombres o jóvenes negros.

Las autoridades iniciaron varias investigaciones para determinar las circunstancias en que se produjeron las heridas de Freddie Gray, entre las cuales destaca una investigación federal por parte del Departamento de Justicia.