"Hoy es un día especial", dijo el papa ante final de Libertadores

El papa Francisco, hincha del equipo San Lorenzo de Almagro, recordó antes de partir a Corea del Sur el partido crucial que su equipo juega hoy ante Nacional de Paraguay.
Una pancarta con la imagen del papa cuelga en el estadio Pedro Bidegain, en Buenos Aires, donde se disputa la final de la Libertadores
Una pancarta con la imagen del papa cuelga en el estadio Pedro Bidegain, en Buenos Aires, donde se disputa la final de la Libertadores (AFP)

Buenos Aires

El papa Francisco dijo hoy que "hoy es un día especial", al aludir al partido de la final de la Copa Libertadores entre San Lorenzo de Argentina, su equipo preferido, y Nacional de Paraguay, según un funcionario del Vaticano.

El Pontífice argentino hizo el comentario antes de emprender vuelo a Corea del Sur, para participar de las Jornadas de la Juventud asiáticas, según contó a la televisión de Buenos Aires Guillermo Karcher, un argentino oficial de Protocolo del Vaticano. De acuerdo con Karcher, el Sumo Pontífice expresó: "Ojalá que cuando llegue (a Corea) reciba buenas noticias", bromeó con su colaborador.

En las horas previas al encuentro que se disputará en el estadio Nuevo Gasómetro de Buenos Aires, los hinchas de San Lorenzo hablan de "fe y esperanza" y aspiran a que el Papa rece por ellos para lograr el demorado título, ya que 'el Ciclón' es el único de los cinco equipos llamados 'grandes' de Argentina que no consiguió nunca la Libertadores.

No pocos hinchas empezaron a creer en la milagrosa influencia del Papa, ya que desde la llegada de Jorge Bergoglio al Vaticano, en marzo de 2013, el rumbo del equipo parece haber mejorado notoriamente. "Hace dos años jugábamos la Promoción con Instituto (para no descender a segunda división) y hoy estamos en la cúspide de América", dijo el presidente de San Lorenzo, Matías Lammens.

Admitió que soñaron "como hinchas y dirigentes pero no pensamos que a dos años de asumir estaríamos jugando la final de la copa Libertadores", dijo. "Nos ha costado dormir a cuatro millones de hinchas", dijo Lammens en declaraciones a la prensa y pidió disculpas a todos los fanáticos que se quedaron sin entradas.

El barrio capitalino de Boedo, donde está la sede social e histórica del club se iba llenando durante la jornada de fanáticos embanderados con los colores azul y rojo. En las inmediaciones del club, se multiplicaban banderas que identificaban a los llegados de Santa Fe (centro-este), Tucumán (norte), La Rioja (noroeste), entre otros, muchos de ellos sin boletos de ingreso al estadio Nuevo Gasómetro.

"Las horas son eternas, no pasan más", sintetizó Marcelo Urquía, un hincha que viajó desde Córdoba, 700 km al norte. "¡Buen día, Cuervos! Un día que recordaremos para toda la vida. Vamo' azulgrana no le falles a tu hinchada...", se lee en el tuit oficial del club.

Las puertas del estadio se abrirán a las 17:30 hora local (20:30 hora GMT) cuatro horas antes que el inicio de la crucial revancha, que definirá el campeón tras el empate 1-1 en el partido de ida en Asunción, informó la entidad. "Vengan con tiempo al Estadio, Cuervos", adviertió la entidad.