Hooligans irrumpen protesta contra terrorismo en Bélgica

La policía detuvo a una decena de personas que irrumpió en una protesta pacífica contra el terrorismo en Bruselas.

Bruselas, Bélgica

La policía belga detuvo a una decena de manifestantes de extrema derecha que irrumpieron una concentración pacífica en la plaza de la Bourse de Bruselas para mostrar su rechazo al terrorismo tras los atentados en la capital el pasado martes.

Un portavoz de la policía de la zona de Bruselas-Ixelles dijo a la Agencia Belga que los manifesntantes destruyeron mobiliario urbano y lanzaron bengalas contra las fuerzas de seguridad.

Según la Policía bruselense, cerca de 340 seguidores violentos de diferentes clubes de fútbol se reunieron en Vilvorde, en el Brabante Flamenco, para trasladarse hasta esa plaza.

Los agentes antidisturbios tuvieron que intervenir para ayudar a vaciar la plaza de la Bourse gradualmente tras la llegada de un grupo de ultraderecha, que gritaban "Belgian hooligans", a los que rodearon y desplazaron y, luego, utilizaron cañones de agua para disolverlos.

"Estamos en nuestra casa", decían, al tiempo que aseguraban que ya han sido "demasiado tolerantes" con los extranjeros, cuando fueron increpados por ciudadanos molestos por haber interrumpido el homenaje a las 31 víctimas de los atentados.

Los hooligans se colocaron inicialmente en un lado de la gran alfombra de flores, velas, mensajes, juguetes que depositan los belgas y turistas, gritando a los manifestantes que se encontraban con banderas y pancartas encima de la escalinata desde donde fueron abucheados.

"Cómplices terroristas, cómplices terroristas", les gritaron a los manifestantes pacíficos instalados en las escaleras de la plaza de la Bolsa. "El fascismo no pasará", respondían éstos.

Poco después, decidieron "asaltar" la escalinata y desplazar a los ciudadanos que les encararon desde el otro lado y desplazar a todos ellos, hasta que, rodeados por los antidisturbios, fueron obligados a abandonar la plaza.

Uno de los radicales respondió a un ciudadano flamenco que le dijo que no podía creer que buscaran un enfrentamiento en la Bourse que "ya hemos sido bastante tolerantes" con los extranjeros.

Más tarde, los manifestantes se dispersaron y se dirigieron en pequeños grupos a la estación del Norte. "Estado, cómplice de Dáesh", gritaron algunos a la policía y a los militares.