Todos los candidatos deben respetar el voto del pueblo: Lobo

El presidente de Honduras emitió su voto durante los comicios que se llevan a cabo este domingo en ese país.

Tegucigalpa

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, dijo hoy tras votar en las elecciones generales de su país, que "todos los candidatos deben aceptar el veredicto del pueblo".

"Todos a votar, hay que votar por la paz, por la democracia, tenemos enormes problemas los hondureños y la única forma de resolverlos es aprovechando lo que ya está definido como los programas sociales, seguir adelante y entender que solo en paz podemos salir adelante", subrayó Lobo a los periodistas.

El gobernante, cuyo mandato concluirá el 27 de enero de 2014, ejerció el sufragio hacia las 08:30 hora local (14:30 GMT) en Juticalpa, departamento oriental de Olancho, de donde tiene previsto regresar hoy mismo a Tegucigalpa.

Lobo indicó que en la política "se gana y se pierde", pero que "lo importante es que sea el mandato del pueblo" el que decida en las urnas y que "no mantener la paz", que en su opinión han "logrado todos los hondureños", significaría para su país "un enorme daño y un peligroso retroceso".

"Entonces hay que mantenernos tranquilos aceptando el mandato del pueblo", enfatizó el presidente hondureño, quien a punto de concluir su mandato de cuatro años no ha podido cumplir con las únicas dos promesas de campaña que hizo: trabajo y seguridad.

En lo que respecta a la seguridad, dijo que los militares que están brindando apoyo a la Policía Nacional, lo que no avalan diversos sectores, continuarán en las calles hasta el último día de su mandato, el 27 de enero del próximo año, y que el siguiente Gobierno decidirá si se mantiene esa iniciativa suya.

"Lo que sí les digo, (es) que sin los militares trabajando ayudando a la Policía Nacional no hay forma de darle seguridad al pueblo hondureño", recalcó.

Lobo considera que en la medida que hay "una buena relación entre unos y otros" se podrá construir la paz que anhelan los hondureños, que hoy concurren a las novenas elecciones consecutivas desde que el país retornó a la democracia en 1980.

"El único fundamento de la paz es la justicia social, entonces tiene que haber paz, tiene que haber armonía entre todos, nada ganamos con la conflictividad o con las confrontaciones", agregó.

"No hay nada más importante para Honduras en este momento que salgamos bien de esta elección el día de hoy. Están los ojos del mundo encima de nosotros y es muy bueno que todo vaya normal, que todo vaya bien, que aceptemos todos el mandato del pueblo", expresó Lobo.

El presidente ganó las elecciones de noviembre de 2009 al frente del conservador Partido Nacional, que busca la reelección con Juan Orlando Hernández, un abogado y empresario de 45 años que ha reiterado en su campaña que hará "lo que tenga que hacer" para garantizarle seguridad a los hondureños "en el marco de la ley".

Hernández, junto con la candidata del partido Libertad y Refundación (Libre, de izquierda), Xiomara Castro, encabezan los últimos sondeos de opinión, de finales de octubre, como los de mayor opción al voto.

Castro es la esposa del expresidente Manuel Zelaya, quien fue derrocado y sacado del país cuando promovía una consulta popular para reformar la Constitución, desoyendo impedimentos legales.

El golpe de Estado a Zelaya provocó una crisis política y social en Honduras que le ha tocado enfrentar a Lobo, quien propició el retorno del exgobernante derrocado, que ahora busca ser diputado ante el Parlamento por Libre.

El presidente dijo además que por los informes que había recibido hasta el momento que ejerció el sufragio, todo se desarrollaba de forma "normal".