Aprueban en Honduras ley para derribar avionetas del narcotráfico

La denominada ley de protección del espacio aéreo establece que en caso de que se detecte una aeronave no identificada o no autorizada será sometida al uso progresivo de la fuerza.

Tegucigalpa

El Congreso hondureño aprobó la noche del viernes una ley que autoriza a la Fuerza Aérea a derribar avionetas del narcotráfico, que trasiegan drogas desde Sudamérica al mercado de Estados Unidos, informaron fuentes legislativas.

El vicepresidente del Legislativo, Marvin Ponce, dijo a la AFP que la cámara, integrada por 128 diputados, "dejó aprobada la ley en la que procede el derribamiento de aeronaves que no cumplan con las normas de la aviación civil, como no reportar sus planes de vuelo".

La llamada "Ley de protección del espacio aéreo" establece que "en el caso que se detecte una aeronave no identificada o no autorizada será sometida al uso progresivo de la fuerza, a través de la indagación, interceptación, persecución y como uso máximo la neutralización definitiva de la amenaza, la cual será ordenada por el secretario de Defensa".

Ponce indicó que él fue el único de los miembros de la cámara que votó en contra de esta ley, porque Honduras es signataria de un tratado internacional que prohíbe el derribo de aeronaves.

Según fuentes extroficiales, Estados Unidos suspendió la entrega de información captada por un radar que le proporcionaba a Honduras los movimientos de las narcoavionetas porque en junio del 2012 bombarderos de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH) derribaron una de esas aeronaves.

De acuerdo con autoridades estadounidenses, cerca del 90% de la droga que se consume en Norteamérica pasa por suelo centroamericano, especialmente por Honduras, a través de embarcaciones o avionetas que aterrizan en pistas clandestinas de zonas despobladas.

El ministro de Defensa, Marlon Pascua, declaró al diario La Tribuna que con las operaciones que emprenden las autoridades hondureñas se ha "logrado reducir en 74% la llegada de aeronaves transportando drogas al país" desde mediados del 2010 a la fecha.

"Además logramos incautar unas 53 toneladas de droga, lo cual supera las estadísticas (de decomisos) que se tenían no solo en Honduras sino en la región", subrayó el ministro.