Hollande promete sanciones ejemplares si soldados violaron niños en RCA

El presidente francés afirmó que será "implacable" si se confirma que "algunos soldados se comportaron mal", mientras también son acusados militares de Chad y Guinea Ecuatorial.
François Hollande (d), junto al ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, de visita en un nuevo centro de aprendizaje en Guipavas, cerca de Brest
François Hollande (d), junto al ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, de visita en un nuevo centro de aprendizaje en Guipavas, cerca de Brest (AFP)

París

El presidente francés, François Hollande, prometió hoy sanciones "ejemplares" en el caso de que se confirme que soldados franceses violaron a niños en la República Centroafricana (RCA), tal y como se apunta en un informe de la ONU.

En declaraciones ante la prensa durante un desplazamiento a Brest, Hollande afirmó que será "implacable" si se confirma que "algunos soldados se comportaron mal". Señaló que ha ordenado al Ministerio de Defensa que "se verifique la realidad" de los hechos y que "no hay ninguna voluntad de ocultar nada".

"Si la justicia y el mando militar confirman los hechos habrá sanciones en proporción a los hechos que se constaten y, si son graves, las sanciones serán graves, deberán ser incluso ejemplarizantes", indicó el presidente.

Hollande afirmó que "ninguna mancha debe mancillar el uniforme" de los soldados franceses. El Ministerio francés de Defensa confirmó la apertura de una investigación interna, paralela a la judicial, para determinar los hechos.

En julio de 2014, el ministerio francés de Defensa recibió un informe elaborado por miembros del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de la ONU presentes en la República Centroafricana en el cual seis niños -el más joven de nueve años- afirmaban que habían sido violados bajo amenazas o a cambio de alimentos.

Ese informe fue transmitido inmediatamente a la fiscalía de París que abrió una investigación preliminar, que había permanecido secreta hasta el miércoles cuando el diario británico The Guardian reveló el caso. Miembros de la gendarmería con prerrogativas judiciales y a las órdenes del fiscal de París viajaron en agosto de 2014 a la República Centroafricana para iniciar la investigación.

Un portavoz del Ministerio señaló que personal de la ONU en la República Centroafricana recopiló los testimonios de una decena de niños que estaban en un campo de refugiados anexo al aeropuerto de Bangui y que indicaban que habían sufrido abusos sexuales por parte de soldados a cambio de comida o dinero entre diciembre de 2013 y junio de 2014.

Los hechos fueron comunicados por la ONU al Ministerio el pasado 29 de julio y, de forma inmediata, el caso fue transmitido a las autoridades judiciales francesas. La Fiscalía abrió una investigación preliminar encargada a la brigada de la Gendarmería, que es la que tiene competencia para los asuntos internos de los militares.

En paralelo, se abrió una investigación interna que por el momento no ha determinado la identidad de presuntos responsables. En el informe de la ONU se acusa a soldados de la operación Sangaris, un destacamento militar francés desplegado en la República Centroafricana previo a la llegada de cascos azules de la ONU para impedir los enfrentamientos entre las milicias cristianas anti-Balaka y los musulmanes de la Séléka.

La operación Sangaris, avalada por la ONU, fue lanzada en diciembre de 2013 y en ella participan dos mil soldados franceses. Ese conflicto provocó miles de desplazados, muchos de los cuales se refugiaron junto al aeropuerto M'Poko de la capital, que se convirtió en un campamento a cielo abierto. Según los testimonios recogidos por la ONU, algunos niños afirmaron haber sufrido abusos por parte de soldados franceses.

Un niño de 9 años aseguró haber sido agredido sexualmente por dos soldados cuando estaba en un puesto de control en busca de comida. Según el diario Le Parisien, la investigación se centra en trece soldados, aunque otras fuentes apuntan a 16. El portavoz del Ministerio no quiso entrar en esa cuestión y se esforzó en repetir que, por el momento, su investigación se centra en determinar si las acusaciones son ciertas.

Le Parisien precisó que el informe recoge los testimonios de seis niños, cuatro de ellos afirman haber sufrido directamente los abusos y otros dos dicen haber tenido conocimiento de los hechos.

El ministerio francés de Defensa aseguró que había "tomado todas las medidas necesarias para permitir que se establezca la verdad" y que "si los hechos se confirman hará que se apliquen las sanciones más duras contra los responsables de lo que sería una afrenta intolerable a los valores de un soldado".

Acusan también a soldados de Chad y Guinea Ecuatorial

La ONG Aids-Free World afirmó hoy que también soldados de Chad y Guinea Ecuatorial fueron acusados en el informe de la ONU de abuso sexual de menores en República Centroafricana. El informe confidencial de la ONU cita testimonios de dos niños que presenciaron las violaciones, dijo a la AFP Paula Donovan, de Aids-Free World, que ha visto el informe.

"Uno de los niños entrevistados dijo que había visto a su amigo, de 9 o 10 años, con dos soldados de Guinea Ecuatorial", dijo Donovan en una respuesta por correo electrónico.

"El amigo realizó una fellatio y fue sodomizado por un soldado mientras el otro mantenía guardia, y luego intercambiaron roles", indicó. Otro niño "dijo ser testigo mientras su amigo era sodomizado por dos soldados de Chad, mientras un tercero mantenía guardia", agregó.

Testimonios de seis niños

The Guardian recibió el informe de la ONU de manos de la coodirectora de la ONG estadunidense Aids-Free World, Paula Donovan. El documento recapitula los testimonios de seis niños de entre nueve y quince años de edad, considerados muy creíbles, sobre hechos que habrían ocurrido en el aeropuerto de M'Poko (en Bangui), entre diciembre de 2013 y junio de 2014", precisó el miércoles el ministerio de Defensa.

"Los niños dijeron que tenían hambre y que pensaban poder conseguir alimentos con los soldados" franceses, dijo Donovan a la AFP. Los soldados les habrían entregado comida y, a veces, pequeñas cantidades de dinero, a cambio de relaciones sexuales.

Según la responsable de la ONG algunos niños afirman que fueron violados y otros que sufrieron abusos. Otros niños dicen que presenciaron violaciones. Algunos de ellos describieron de forma precisa a sus agresores, lo que en principio debería permitir su identificación.

Por su parte, el arzobispo de Bangui, Dieudonné Nzapalainga, habló de uno o dos soldados directamente implicados en la violación de niños. "Por lo que escuché se trataría de uno o dos soldados que podrían estar directamente implicados pero es demasiado pronto para pronunciarse", dijo. "Cada institución tiene sus ovejas negras. No hay que difamar al ejército francés en su conjunto, que es un gran ejército", agregó el arzobispo.

El informe llamado "Niños abusados sexualmente por soldados de las fuerzas armadas internacionales" fue transmitido a Francia por un responsable sueco de la ONU, Anders Kompass, en reacción según él a la inercia de la organización. Por esa razón, Kompass fue suspendido de sus funciones y sometido a una investigación administrativa interna.