Hollande y Merkel advierten a Rusia de nuevas sanciones

El presidente francés y la canciller alemana solicitaron al presidente ruso, Vladimir Putin, que haga todo lo posible para poner fin al conflicto en Ucrania y le instaron a "reanudar las ...
Milicianos prorrusos vigilan un puesto de control cerca de la localidad de Karlivka, próxima a Donetsk
Milicianos prorrusos vigilan un puesto de control cerca de la localidad de Karlivka, próxima a Donetsk (EFE)

París

El presidente de Francia, François Hollande, y la canciller alemana, Angela Merkel, solicitaron hoy al dirigente ruso, Vladímir Putin, que haga todo lo posible para poner fin al conflicto ucraniano, y amenazaron con nuevas sanciones en caso de no lograrlo. Los dos mandatarios insistieron en que Putin debe aplicar "todos los esfuerzos necesarios para convencer a los grupos armados y conseguir lo antes posible el cese de las hostilidades" en el este separatista y prorruso de Ucrania.

"En su defecto, nuevas medidas corren el riesgo de ser adoptadas por la comunidad internacional que afectarán a las relaciones con Rusia", indicaron ambos mandatarios en un comunicado de la presidencia francesa. Hollande y Merkel recordaron a Putin la importancia de "alcanzar rápidamente un cese de los combates en el este de Ucrania, para que se estabilice la situación de seguridad y se creen las condiciones de una disminución real" de las tensiones.

Los dos dirigentes destacaron igualmente que el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, ha manifestado públicamente "su intención de anunciar un alto el fuego unilateral", e hicieron un llamamiento a Putin para que retome las negociaciones sobre el suministro de gas ruso a Ucrania.

Asimismo, Hollande y Merkel instaron a Putin a "reanudar las negociaciones sobre las modalidades de entrega de gas ruso a Ucrania", indicó la presidencia francesa. Durante una conversación telefónica a tres, Hollande y Merkel también reiteraron "al presidente ruso la importancia de lograr rápidamente el cese de los combates en el este de Ucrania para estabilizar la situación de seguridad y crear las condiciones de una distensión real", según el comunicado de la presidencia.

La petición se produce después de que Rusia cortara el gas a Ucrania el lunes tras el fracaso de sus negociaciones bilaterales. Según un comunicado del Kremlin, el presidente ruso de su lado "expresó su profunda preocupación ante la continuación de la operación militar de Kiev en el sureste de Ucrania" y manifestó su esperanza de que las declaraciones de Kiev de que pondrá fin a la violencia y lanzará un diálogo "serán aplicadas inmediatamente".