Holanda conmemora bicentenario del Congreso de Viena

Como parte del cuarto acto de la celebración, los mandatarios de Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Alemania asisten al discurso inaugural, a un espectáculo de música, moda y arte, un congreso y una cena.

Bruselas

Holanda conmemora hoy con motivo de su bicentenario junto a los jefes de Estado de Holanda, Bélgica, Luxemburgo y Alemania, el Congreso de Viena, que consolidó la unificación del Reino de Holanda como país independiente y redefinió las fronteras europeas.

Este acto es el cuarto de los seis organizados por el comité nacional para el bicentenario en el que se celebra la creación del Reino de los Países Bajos, que puso fin a la anexión por parte de Francia y colocó a la dinastía de los Orange al frente del país.

El Comité nacional para el bicentenario ha preparado para el periodo 2013-2015 seis actos nacionales para conmemorar el nacimiento del Reino de Holanda, el desarrollo de los derechos y las libertades individuales, la unidad y diversidad del país y los logros conseguidos desde su independencia.

En esta ocasión se pretende resaltar la Holanda más internacional, haciendo un repaso a la historia de las relaciones exteriores del reino, explicó el comité organizativo, que escogió el Congreso de Viena de 1814 como fecha conmemorativa que simboliza esta perspectiva internacional.

Tras la derrota de Napoleón en la batalla de Leipzig, contra los ejércitos ruso, prusiano, británico y austríaco en 1813, se celebró el Congreso de Viena para restablecer las fronteras de Europa.

"La derrota de Napoleón en Leipzig en octubre de 1813 supuso el colapso del imperio francés y la liberación de grandes partes de Europa, incluida Holanda" relató en declaraciones a Efe el profesor del departamento de historia y Ciencias Sociales de la Universidad de Maastricht, Joop de Jong.

Este fue el inicio de la construcción del Reino de Holanda como país independiente tras la ocupación francesa.

"Cuando el futuro rey (Guillermo I) aterrizó en la playa de Scheveningen (La Haya) el 30 de noviembre de 1813, los franceses ya se habían marchado de Holanda", explicó Jong.

"El congreso de Viena redibujó el mapa de Europa con el fin de proteger los intereses de los emperadores, reyes y princesas", puntualizó el profesor de historia, para señalar que no se trató de un proceso democrático, sino de un regreso al absolutismo para intentar recuperar las formas ideológicas del Antiguo Régimen.

Durante el congreso también se incentivó la unificación de las provincias del norte de Holanda con las del sur, que habían estado muy desunidas sobre todo en el periodo español, por parte de Gran Bretaña, para así crear un poder fuerte que pudiera combatir el dominio francés.

Los Países Bajos eran en aquella época un enclave estratégico para Francia, especialmente para obstaculizar el comercio de los ingleses, sus máximos rivales en la época.

En 1815, las provincias norte y sur lucharon juntas en la batalla de Waterloo, la que supuso la segunda gran derrota de Napoleón y la liberación final de Holanda, ya que a pesar de que Francia había abandonado el país tras la derrota de 1813, permanecieron la amenaza y los intentos de ocupación.

Bélgica y Luxemburgo formaron parte de los Países Bajos hasta su independencia, en 1830 y 1890 respectivamente.

La jornada empezará en el mercado de Maastricht con la llegada de los reyes de Holanda, Guillermo-Alejandro y Máxima, junto con la de sus homólogos Belgas, Felipe y Matilde y los luxemburgueses, el Gran Duque Enrique I y la Gran Duquesa, María Teresa.

También estará presente en la ceremonia el presidente de Alemania, Joachim Gauck y su pareja Daniela Schadt.

Además de presenciar el discurso inaugural que realizarán los responsables del comité organizativo, estarán presentes durante un espectáculo de música, moda y arte que ha sido preparado para la ocasión de la mano de artistas holandeses y belgas.

Después tendrá lugar el congreso "reflexiones sobre Holanda" en el que el ministro de Asuntos Exteriores holandés, Frans Timmermans, y Gauck, así como otros participantes, hablarán sobre las relaciones comerciales, políticas y culturales entre Holanda y Alemania, y la relación de estos con el resto de la Unión Europea (UE).

La visita de los cuatro jefes de Estado terminará con una cena organizada por el gobierno provincial.