Holanda inicia acción judicial contra Rusia por barco de Greenpeace

El procedimiento de arbitraje, basado en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, según dijo el canciller holandés Timmermans, tiene como fin lograr la liberación de los 30 ...
La británica Alexandra Harris (d) es escoltada a un autobús policial al abandonar el tribunal en Murmansk
La británica Alexandra Harris (d) es escoltada a un autobús policial al abandonar el tribunal en Murmansk (AFP)

La Haya- Leiden

Holanda inició hoy una acción judicial para obtener la liberación de los 30 activistas de Greenpeace detenidos por Rusia en el barco [i]Artic Sunrise[/i], en un momento en que se intensifica la movilización internacional en su favor. Entre los detenidos figuran dos argentinos y una brasileña, acusados de piratería, al igual que todos los otros tripulantes del barco, crimen pasible de hasta quince años de cárcel.

"El [i]Arctic Sunrise[/i] navega con bandera holandesa por lo cual Holanda decidió iniciar hoy un procedimiento de arbitraje basado en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar", dijo el ministro de Relaciones Exteriores, Frans Timmermans, en una carta dirigida a los diputados holandeses.

La Haya considera que el asalto al barco y la detención de la tripulación son "ilegales", ya que Rusia debería haber solicitado a Holanda permiso para detener el [i]Arctic Sunrise[/i], de bandera holandesa, explicó a la AFP un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Friso Wijnen.

Si las partes no llegan a un acuerdo en el plazo de dos semanas, Holanda acudirá al Tribunal Internacional del Derecho del Mar, con sede en Hamburgo (Alemania).

Los tripulantes del [i]Arctic Sunrise[/i] quedaron detenidos en Murmansk (noroeste) y sus alrededores el pasado 19 de septiembre, cuando un comando de los guardacostas rusos abordó el buque en el mar de Barents (Ártico ruso).

Algunos de los activistas del barco habían intentado escalar una plataforma petrolífera del gigante ruso Gazprom para denunciar los riesgos ecológicos de su actividad, según la organización de defensa del medio ambiente Greenpeace.

Los 30 activistas de Greenpeace fueron inculpados de piratería -por lo que se enfrentan a penas de hasta quince años de prisión-, una acusación que rechazan, reprochando a Rusia haber asaltado ilegalmente la embarcación en aguas internacionales.

"En el marco de este proceso, Holanda puede, si no hay avances suficientes, solicitar al Tribunal Internacional del Derecho del Mar que ordene medidas provisionales para liberar al barco y a sus ocupantes", subrayó Timmermans en su escrito.

El titular de Exteriores holandés dijo que su país da prioridad a una "solución diplomática" al contencioso, y que La Haya reconoce que los miembros de la tripulación "pueden ser llamados (a declarar) ante un juez ruso".

El arbitraje no incluye la acusación por piratería, que está basada en el Derecho nacional ruso. Los dos ecologistas holandeses cuentan con asistencia del consulado, que está en contacto con los abogados, informa a las familias y les proporciona medicinas en caso de ser necesario.

Greenpeace reaccionó positivamente a la decisión holandesa: "Holanda ha tomado una postura firme a favor de la defensa de la ley y del derecho a la manifestación pacífica", declaró en un comunicado Jasper Teulings, abogado de Greenpeace.

La tripulación del [i]Arctic Sunrise[/i] estaba formada por 30 personas de 18 países diferentes, de los que solo Holanda ha tomado postura públicamente y pedido que sean liberadas.

El sábado están convocadas varias concentraciones en todo el mundo como muestra de apoyo a los activistas de Greenpeace, entre ellas una en el parque Gorki de Moscú. También se prevé que haya protestas en Argentina, Francia, Suecia y Holanda.

Greenpeace había indicado el miércoles que más de un millón de personas, de cien ONG y varias personalidades habían firmado a favor de la liberación de los activistas. El martes por la tarde, cuatro militantes de Greenpeace interrumpieron el inicio del encuentro entre el Bale y el Schalke en Liga de Campeones desplegando una enorme pancarta contraria a Gazprom, uno de los patrocinadores de la competición.

El portavoz de Greenpeace en Amsterdam, Jelko de Ruyter, dijo recientemente que el presidente ruso, Vladímir Putin, reconoció durante la celebración del Foro Ártico que los activistas no estaban acusados de piratería, como en un principio dijo el Comité de Investigación ruso.