Reabren caso de correos de Hillary Clinton

La sanción más fuerte para la aspirante presidencial sería la pérdida de autorizaciones de seguridad, en caso de llegar a la Casa Blanca.
La ex secretaria de estado y ex primera dama, Hillary Clinton.
La ex secretaria de Estado y ex primera dama, Hillary Clinton. (EFE)

Washington

El Departamento de Estado reabrirá su investigación interna sobre el posible mal manejo de información confidencial por parte de Hillary Clinton y sus asistentes cuando era secretaria de Estado.

El vocero del Departamento de Estado, John Kirby, dijo que la investigación de correos electrónicos se retoma ahora que el Departamento de Justicia no buscará una imputación criminal. El Departamento de Estado suspendió en abril su revisión para evitar interferir con la indagatoria del FBI.

La investigación se centra en si Clinton y sus ayudantes cuando ella era secretaria de Estado (2009-2013) cometieron errores en la gestión de la información clasificada enviada por correos electrónicos y que pudo haber caído en manos de hackers debido al uso de un servidor de internet personal.

"Dado que el Departamento de Justicia ha hecho su anuncio, el Departamento de Estado procede a llevar a cabo su revisión interna. Nuestro objetivo es ser tan transparentes como sea posible con los resultados, a la vez que cumplimos con nuestras obligaciones legales", apuntó Kirby, quien no fijó una fecha límite para completar la investigación.

Clinton fue secretaria de Estado hasta principios de 2013. La mayoría de sus asesores principales dejaron la agencia poco después.

La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, confirmó el miércoles que el Departamento de Justicia "no presentaría cargos" contra Clinton, después de que el director del FBI, James Comey, recomendara "cerrar" el caso y "no presentar cargos contra ninguna de las personas involucradas en el ámbito de la investigación".

Kirby dijo esta semana que algunos ex funcionarios aún podrían ser sujetos a "sanciones administrativas". La más seria sería la pérdida de autorizaciones de seguridad, lo que podría complicar un nombramiento por parte de Clinton de un equipo de seguridad nacional, en caso de que llegue a la presidencia de Estados Unidos.

Más allá de la precandidata presidencial demócrata, es posible que la investigación se centre en los asesores Cheryl Mills, Jake Sullivan y Huma Abedin.