Hillary Clinton, en el centro del primer debate de las primarias demócratas

La aspirante favorita a la candidatura demócrata a la Casa Blanca tendrá esta noche (19 hora de México) en Las Vegas su primera prueba, con el senador Bernie Sanders como principal rival, además ...
Especialistas dan los últimos preparativos para el escenario del debate presidencial demócrata de la CNN, esta noche en Las Vegas
Especialistas dan los últimos preparativos para el escenario del debate presidencial demócrata de la CNN, esta noche en Las Vegas (AP)

Las Vegas

La favorita Hillary Clinton encarará hoy a su principal rival, el senador Bernie Sanders, en el primer debate de las primarias del partido Demócrata camino a las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2016.

Clinton estará en el centro del escenario en Las Vegas (oeste), junto a Sanders y otros tres aspirantes, para un despliegue de sutiles diferencias entre los correligionarios, y que muy probablemente contrastará con el dramático choque de personalidades de los dos debates del bando Republicano.

Para Clinton, que fue senadora y secretaria de Estado, el objetivo será convencer que tiene la experiencia para ser la primera mujer presidente y llevar un tercer mandato seguido para los demócratas, algo inédito desde la Segunda Guerra Mundial.

Pero seguramente enfrentará la presión de Sanders, el independiente que ha causado un revuelo en las bases con su "revolución política". El vicepresidente Joe Biden, en tanto, ha especulado por meses sobre su eventual candidatura y marcha tercero en las encuestas.

Pero no ha hecho ningún anuncio formal y no se espera su presencia en el debate que empieza a las seis de la tarde hora local (19:00 hora de México). El protagonismo estará entonces reservado para Clinton y Sanders.

Para los demás aspirantes -el ex gobernador de Maryland Martin O'Malley, el ex senador Jim Webb y el ex gobernador de Rhode Island Lincoln Chafee- el debate será la oportunidad dorada de robar la atención que acaparan Clinton y Sanders e intentar subir en los sondeos, donde exhiben índices de popularidad de un dígito.

O'Malley, que con 52 años es de lejos el más joven candidato en liza, recuerda incansablemente que la historia está llena de elecciones en las que el "inevitable favorito" termina por ceder.

"Hillary necesita mantener su estatus de favorita y los otros deben competir por ser la alternativa. Y eso siempre es difícil, especialmente en una primaria donde, como todos son del mismo partido, las diferencias entre los candidatos son sutiles, no deslumbrantes", escribió Elaine Kamarck, del centro de estudios Brookings.

Ventaja de Clinton

Casi ocho años después de su amarga derrota frente a Barack Obama en la carrera por la investidura demócrata, Clinton, de 67 años, regresa nuevamente como la candidata a vencer, aunque arrastra una reputación de ser distante con los votantes.

"Esta noche entraré al escenario del primer debate demócrata en Las Vegas y presentaré nuestros planes e ideas para este país, los mismos planes e ideas que he comentado con los estadunidenses todos los días desde que lanzamos esta campaña", escribió hoy la ex senadora en un correo electrónico a sus simpatizantes.

A nivel nacional, Clinton mantiene la delantera en las encuestas, pero va por detrás de Sanders en New Hampshire y su ventaja es modesta en Iowa, dos estados claves del inicio de las primarias, fijado para febrero de 2016.

Clinton cuenta con el 42 % de apoyo, según una media de las principales encuestas elaborada por RealClear Politics, está a la cabeza, seguida del senador independiente Bernie Sanders con un 25.4 %.

Los otros participantes del debate, el ex gobernador de Maryland, Martin O'Malley, (0.6%), el ex senador Jim Webb (0.9%) y el ex gobernador Lincoln Chafee (0.2%), son prácticamente irrelevantes en la carrera demócrata por la nominación presidencial de 2016, y su débil futuro en las primarias dependerá de su papel en el debate.

Además, una de las más importantes incógnitas en la nominación de Clinton no estará presente en este debate: el vicepresidente estadunidense, Joe Biden, quien tiene casi un 19 % de popularidad y está evaluando si presentarse a la carrera presidencial.

De aquellos que aseguran que participarán en las primarias de Nevada, el 50 % se inclina por Clinton, mientras que el 34 % lo hace por Sanders y el 12 % lo hace por una hipotética candidatura de Biden.

Nevada es un estado "bisagra", que puede inclinar la elección presidencial, con un importante electorado hispano, que apoya en su mayoría a Clinton en la carrera de las primarias.

En Carolina del Sur, Clinton cuenta con un 49 % de las intenciones de voto, frente al 24 % de Biden, lo que demuestra la importancia de que se revele la decisión final del vicepresidente, quien si confirma sus ambiciones presidenciales podría obligar a redefinir la estrategia de los demócratas.

Para Sanders, de 74 años, que se autodenomina un "socialista democrático", el debate será su prueba más alta de una carrera de 25 años en las dos cámaras del Congreso.

En la búsqueda de los votos de la izquierda estadunidense, se espera una competencia por ver quién luce más combativo frente a Wall Street o el lobby de las armas, o quién es el más crítico de los tratados de libre comercio o de las intervenciones militares en el extranjero. A la vez, buscarán ser los más atractivos frente los votantes jóvenes y negros, que representan una tajada importante de la base demócrata.

Choque anticipado

Hillary Clinton y Bernie Sanders hasta ahora sólo han protagonizado discretos cruces de opinión, lo que aumenta la expectativa del choque cara a cara de esta noche en Las Vegas.

Aunque adelantó que no pretende hacer "ataques personales", Sanders ha sugerido que denunciará los recientes cambios de postura de Clinton, como su oposición al polémico oleoducto entre Canadá y Estados Unidos y su crítica al tratado de libre comercio Transpacífico, que apoyó innumerables veces como secretaria de Estado.

"La gente deberá contrastar mi consistencia y voluntad para enfrentarme a Wall Street y las corporaciones con la secretaria", dijo Sanders el domingo en un programa televisivo. Clinton podría intentar sacar ventaja de la posición moderada de su rival sobre el control de armas.

Pero en general difícilmente podrá escapar de la sombra del escándalo que la persigue desde hace meses por el uso de un servidor de correo privado durante su gestión como secretaria de Estado.

El debate, que durará unas dos horas y media, estará moderado por el presentador de la CNN Anderson Cooper, quien vendrá acompañado por los periodistas del canal Dana Bash, Don Lemon y Juan Carlos López, este último de CNN en Español.

El primer debate del lado demócrata no contará con un plantel tan variado como los republicanos, que se dividen en un formato doble para que participen los 15 aspirantes y que ha tenido en el histriónico magnate Donald Trump, favorito de las encuestas, un imán para las audiencias.

"Las audiencias de los dos primeros debates republicanos fue anormalmente alta... esperamos esta vez unas audiencias mucho más bajas", explicó al diario Político el redactor jefe de la CNN en Washington, Sam Feist. "Yo creo que la gente va a conectarse por un par de minutos y después se quedará dormida", aseguró Donald Trump en una entrevista hoy al canal conservador Fox News.