Hillary Clinton lanza un libro que parece un aperitivo de su candidatura

La ex secretaria de Estado y posible candidata demócrata a la Casa Blanca en 2016 hizo su primera presentación en una librería de Nueva York de su libro de memorias "Decisiones difíciles" y ...

Washington

La ex senadora, ex primera dama, ex secretaria de Estado y posiblemente candidata a la Presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton, lanzó hoy su libro de memorias Decisiones difíciles, una obra en la que muchos ven un aperitivo para su carrera hacia la Casa Blanca. En coincidencia con el lanzamiento del libro, Clinton emprendió una gira a lo largo y ancho de EU aderezada con varias entrevistas en televisiones nacionales, una estrategia de promoción de la que se desprende cierto aire electoral, según varios analistas.

El lugar elegido para comenzar su gira promocional fue Nueva York, distrito que representó en el Senado federal antes de aspirar a la candidatura presidencial por su partido en 2008, que precisamente perdió frente al actual presidente Barack Obama. En una librería de la céntrica Union Square las filas para comprar las memorias de Hillary y conseguir su firma empezaron a formarse desde la madrugada y cuando abrió la tienda ya daban la vuelta a la manzana.

Horas antes, en la primera entrevista con motivo del lanzamiento de Decisiones difíciles, que concedió a la cadena ABC, la ex secretaria de Estado habló de sus años al frente de la diplomacia estadunidense, sus preocupaciones políticas e incluso sus aspiraciones presidenciales, aunque continúa sin revelar de manera oficial su decisión al respecto.

La también ex senadora por Nueva York se dibujó frente a los televidentes como la política que es, abanderando el papel de la mujer en los círculos de poder y defendiéndose de las críticas, que vuelven a caer sobre ella a medida que se acercan las primarias presidenciales. "Cuando eres el centro de atención como mujer, sabes que estás siendo juzgada constantemente. Quiero decir que es simplemente interminable", dijo respecto a la perdurabilidad del sexismo en la esfera pública.

A medida que la exprimera dama regresa con más fuerza al panorama mediático, casi año y medio después de su dimisión como secretaria de Estado, los republicanos vuelven a sacar su munición y han desempolvado de nuevo el ataque terrorista de Bengasi (Libia) ocurrido en 2012, en el que falleció el embajador Chris Stevens y otros tres funcionarios del consulado estadounidense.

Pero Clinton conoce las estrategias de sus rivales y en algunos casos ha preferido adelantarse a los ataques del contrario, como las más que probables referencias al caso de Monica Lewinsky, la ex becaria de la Casa Blanca con la que su esposo, el ex presidente Bill Clinton, tuvo una aventura. Por primera vez en años, la probable candidata demócrata al Despacho Oval en 2016 respondió hoy sobre lo sucedido en 1998.

Lewinsky resurgió en los últimos meses con la publicación de un artículo en la revista Vanity Fair en el que la ex becaria reflexionó sobre su vida después del escándalo. "Es perfectamente libre de hacerlo", dijo Clinton sobre el texto de Lewinsky. "Es, en mi opinión, una estadunidense que se expresa del modo que ella ha escogido. Pero no es algo en lo que pase mucho tiempo pensando", aseguró en la entrevista.

La ex secretaria de Estado agregó además que ella ha pasado página al respecto y que le desea lo mejor a Lewinsky. "Espero que sea capaz de pensar en su futuro y construir una vida que en la que encuentre satisfacción", concluyó la ex primera dama. Pero probablemente el comentario más sorprendente de la entrevista tuvo que ver con la situación financiera de su familia al abandonar la Casa Blanca en el año 2000.

La ex secretaria de Estado aseguró que estaban en bancarrota debido a los innumerables costos legales a los que tuvieron que hacer frente, una confesión que hizo tras ser preguntada por los elevados honorarios que cobró por sus conferencias durante el año pasado.

"Teníamos cerca de 12 millones de dólares de deuda", confesó Hillary a la cadena ABC. "Debimos trabajar muy duro. Yo estaba en el Senado, no podía hacer mucho y estoy muy agradecida a mi marido, que siempre trabajó mucho desde que nació, pobre". La pareja presidencial se endeudó principalmente para costear los honorarios de los abogados que defendieron a Bill Clinton en el caso Monica Lewinsky, que envenenó su segundo mandato (1997-2001).

En una entrevista en la misma cadena difundida el lunes, Hillary había dicho que la pareja estaba "no solamente pelada, sino endeudada", al salir de la Casa Blanca en 2001. Aunque técnicamente exacta, esta afirmación provocó sarcasmo, ya que los Clinton son propietarios de dos casas valuadas en varios millones de dólares y facturan varios centenares de miles de dólares por los discursos que pronuncian en todo el país y en el exterior.

Además del perfil tan político de su entrevista promocional, arranca así una gira que le llevará durante varios meses a diversos puntos del país seguida por un autobús lleno de partidarios fletado por un comité de acción política afín, que pretende aprovechar los eventos editoriales para beneficio electoral.

Hasta ahora, nadie en el Partido Demócrata ha dado un paso adelante para presentarse como alternativa a la aún velada carrera presidencial de Clinton. Como ella misma deja caer en su libro: "El momento para otra difícil decisión llegará muy pronto".