Hillary Clinton: la carrera a la Casa Blanca ya inició

Faltan casi tres años y la ex primera dama guarda silencio, pero gente de su entorno ya prepara su candidatura.
La demócrata afirma que será en este año cuando defina su futuro político.
La demócrata afirma que será en este año cuando defina su futuro político. (Jason deCrow-AP)

Washington

Los estadunidenses no concurrirán a las urnas para elegir al sucesor de Barack Obama hasta dentro de dos años, nueve meses y 13 días, pero las redes políticas que rodean a la ex secretaria de Estado Hillary Clinton ya han lanzado la maquinaria electoral.

En Washington, la demócrata de 66 años estuvo esta semana en todas las conversaciones: Hillary Clinton en portada de la revista del New York Times; Hillary Clinton en cabeza de un sondeo contra sus hipotéticos adversarios, y Hillary Clinton que consigue el apoyo del mayor comité político liberal de Estados Unidos: Priorities USA Action.

Pero, por ahora, Clinton guarda en secreto sus ambiciones. “No lo he decidido”, declaró en diciembre a la cadena estadunidense ABC. “Evidentemente, voy a prestar atención a qué puedo hacer y tomaré esta decisión en algún momento el año que viene”, en referencia a 2014.

En esta etapa todavía temprana, nadie ha salido de la sombra como posibles candidatos de uno u otro partido: ni el vicepresidente demócrata Joe Biden ni el gobernador republicano de Nueva Jersey, Chris Christie, envuelto recientemente en escándalos políticos que han empañado su imagen de iconoclasta de la política.

Después de su marcha del gobierno de Obama en febrero de 2013, Clinton no ha desaparecido de la vida política, pero se mantiene más discreta. Ha pronunciado discursos remunerados, sobre todo ante convenciones de profesionales, y tiene previsto dar tres conferencias en California en abril.

Esta semana, el comité de acción política Priorities USA Action confirmó que recaudará fondos para apoyar una eventual candidatura de Hillary Clinton. Su nuevo copresidente, Jim Messina, ha sido uno de los más estrechos colaboradores de Obama, que tras dos mandatos consecutivos no se puede presentar a la reelección.

Prueba de la seriedad de la iniciativa es que, alguien cercano a Hillary, la ex gobernadora de Michigan Jennifer Granholm, fue también nombrada copresidenta.

El comité pertenece a la categoría de Super PAC (supercomité de acción política) a la que las autoridades le permiten recaudar cantidades ilimitadas de dinero procedente de empresas o de donantes ricos.

Las donaciones directas a los candidatos están limitadas, por lo que estos comités se han convertido en actores importantes en las campañas electorales de EU.

“Es muy raro, casi nunca visto, ver esto tres años antes de las elecciones”, acepta Mitch Stewart, antiguo alto responsable de la campaña de Obama y actualmente consejero de Ready For Hillary (Preparados para Hillary), otro comité a favor de Clinton.

“En realidad sería un error no aprovechar ese entusiasmo que vemos en todo el país y todo el tiempo del que disponemos”, justifica.

El objetivo de estas maniobras es saturar el terreno antes del partido, “aplastar oponentes potenciales en el lado demócrata y evitar que los donantes ricos lleven su dinero y su influencia a otros lugares”, explica Tobe Berkovitz, profesor de la Universidad de Boston.

Las decenas de personas gravitando alrededor de Clinton tienen la intención de hacerla invencible, al tiempo que buscan asegurarse un lugar en el entorno que habría, de convertirse en la primera presidenta de EU.

“Está bien”, anotó Berkovitz, pero “preferiría estar así de ‘invencible’ en el mismo momento del año que viene”, dijo al subrayar que para la primeras primarias faltaban aún dos años, una eternidad en política. En 2007, la senadora por Nueva York era la gran favorita de los sondeos de las primarias de su partido, pero acabó batida por el joven Obama en 2008.

El reto de una nueva campaña para Hillary será combinar la fuerza histórica de los Clinton (su esposo Bill fue presiente demócrata entre 1993-2001) y la nueva generación de especialistas en operaciones electorales. Los equipos de Obama han revolucionado la forma de reclutamiento de militantes, motivar a los votantes a través de internet y conseguir pequeñas sumas de dinero a millones de personas para financiar la campaña.

Los republicanos se preparan para la batalla y creen haber identificado un punto de ataque contra la ex jefa de la diplomacia estadunidense con el atentado en el que murió Chris Stevens, embajador de EU en Libia, el 11 de septiembre 2012, en Bengasi. Los graves fallos de seguridad son la prueba, según ellos, por la que Hillary no está preparada para asumir el cargo más alto del país.