Hillary Clinton propone aumentar ingresos de la clase media de EU

Al presentar su visión económica ante los comicios presidenciales en la universidad The New School, en Manhattan, la aspirante demócrata insistió en la necesidad de un "crecimiento fuerte, justo y ...
Hillary Clinton (i) posa para una "selfie" con una estudiante tras dar su disertación sobre su agenda económica en la New School, en Nueva York
Hillary Clinton (i) posa para una "selfie" con una estudiante tras dar su disertación sobre su agenda económica en la New School, en Nueva York (AFP)

Nueva York

Hillary Clinton, considerada por sus detractores como muy cercana a los círculos financieros, se posicionó hoy como la candidata que aumentará los ingresos de la clase media al tiempo que disciplinará los excesos de Wall Street, al presentar su visión económica de cara a las presidenciales estadunidenses de 2016.

En el primer gran discurso económico de su campaña, la ex secretaria de Estado y ex primera dama, que lidera ampliamente los sondeos del lado demócrata, insistió en la necesidad de un "crecimiento fuerte, justo y a largo plazo", que beneficie a todos los estadunidenses y no solo "a los de arriba" para lo que reclamó redistribuir las cargas fiscales para que los más ricos paguen más impuestos.

"La desigualdad es un freno para nuestra economía y es el problema del que debemos ocuparnos. El desafío económico de nuestra época es claro: tenemos que aumentar los ingresos de los estadunidenses que trabajan duro", agregó la ex senadora de 67 años.

Clinton aprovechó para atacar a su oponente republicano Jeb Bush, quien había estimado recientemente que sus conciudadanos debían trabajar más. "No necesitan un sermón, necesitan aumentos", dijo en un discurso de 50 minutos en la universidad The New School, en el muy elegante barrio de Greenwich Village en Manhattan.

La esposa del ex presidente Bill Clinton, que dijo estar a favor de un alza del salario mínimo, una baja de los costos de salud y un papel más importante de los sindicatos, también criticó a otros dos rivales republicanos, el senador Marco Rubio y el gobernador de Wisconsin, Scott Walker, quien lanzó su candidatura el lunes.

Considerada por algunos como demasiado cercana al mundo empresarial, Hillary declaró además que "los de arriba" tenían que pagar "una parte equitativa" en términos de impuestos, y que las familias que trabajaban duro "merecen una ayuda fiscal".

Denunció un sistema financiero y corporativo que se preocupa más de los resultados trimestrales para sus accionistas que de las inversiones a largo plazo para los empleados.

"Algunas de nuestras grandes empresas gastaron más de la mitad de sus ingresos comprando sus propias acciones y un tercio comprando dividendos. Eso debe cambiar", afirmó, prometiendo "un plan para frenar los riesgos excesivos en Wall Street".

Además del aumento del salario mínimo, mayores prestaciones sociales y un nuevo esquema empresarial que se enfoque más en las inversiones a largo plazo. "Los beneficios de las grandes empresas están cerca de niveles récord y los estadunidenses están trabajando mucho más que antes, pero los salarios apenas se han movido en términos reales", afirmó la ex secretaria de Estado.

El salario mínimo federal actualmente es de 7.25 dólares la hora, aunque los diferentes estados suelen tener niveles superiores. Ese nivel fue fijado en julio de 2009, pero, desde entonces, la inflación ha reducido el ingreso real, algo que, unido a otros factores, ha generado una disminución del promedio salarial del país.

En su mensaje, Clinton también se mostró a favor de una "reforma migratoria integral" que permita incorporar a la economía formal a millones de trabajadores. Esa medida, agregó, permitirá aumentar el producto interno bruto (PIB) en 700 mil millones de dólares durante los próximos diez años.

Grandes líneas, ningún detalle

Durante su discurso, Clinton no entró en detalles sobre cómo se ejecutará su propuesta, y dijo que lo hará más adelante en la campaña. La ex senadora lidera con mucho margen los sondeos de intención de voto entre los demócratas. Los más recientes le dan entre 58% (CNN) y 75% (Wall Street journal/NBC). Clinton vencería también a su adversario republicano, fuese quien fuese.

Pero estas últimas semanas han visto la progresión por la izquierda del senador de Vermont (noreste), Bernie Sanders, gran crítico de las desigualdades que se han agudizado en Estados Unidos. Sanders, quien competirá en las primarias demócratas, cuenta actualmente con 15% de intenciones de voto.

Antes de su presentación del lunes, el equipo de campaña de Clinton había hecho saber que el texto era el resultado de discusiones con unos 200 expertos políticos y economistas. Como era de esperar, los republicanos salieron a criticar el discurso de Hillary, incluso antes de que lo pronunciara.

"Están desconectados del estadunidense medio. No hay límite al número de impuestos que Bernie Sanders y Hillary Clinton quieren aumentar. No hay límite al aumento del tamaño del gobierno que quieren crear", declaró el domingo el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, en referencia a ella y Sanders.

De su lado, el gobernador Walker dijo que su contrincante demócrata piensa que "la economía crece en Washington" y no gracias al "pueblo estadunidense", y Jeff Bush la acusó de "derrotista".