Hillary en la Casa Blanca: tres razones a favor, tres en contra

No se espera que la ex primera dama anuncie su postulación a la presidencia de Estados Unidos antes de 2015, pero ya se analizan los puntos fuertes y débiles de su posible candidatura.
Seguidores de Hillary Clinton esperan a la intervención de la política demócrata en el Lisner Auditorium de la George Washington University
Seguidores de Hillary Clinton esperan a la intervención de la política demócrata en el Lisner Auditorium de la George Washington University (AFP)

Washington

"Decidiré en función de lo que sea mejor para mí y para el país": no se espera que Hillary Clinton anuncie si se postula a la presidencia de Estados Unidos antes de 2015.

Tres razones para lanzarse:

1. Una experiencia imbatible

"Nadie, aparte de los ex presidentes, tiene tanta experiencia como ella", dijo a la AFP Howard Dean, candidato en las primarias demócratas de 2004 y ex dirigente del Partido demócrata.

Además de su experiencia en el Senado (2001-2009) y a la cabeza de la diplomacia estadunidense (2009-2013), Hillary Clinton se codea con líderes extranjeros desde los tiempos en que era primera dama: conoce a Angela Merkel desde 1994 y negoció con muchos jefes de Estado, desde Vladimir Putin hasta Hu Jintao.

Otra punto a favor: su marido, Bill, sigue con alta popularidad, de 63%, según una reciente investigación ABC/Washington Post. En 2007, varios sondeos mostraban que los estadounidenses no estaban en contra de un regreso de Bill Clinton a la Casa Blanca, en calidad de primer marido.

2. Es la que está mejor posicionada

Pocas veces en la historia política reciente un candidato tuvo el camino tan fácil: más de 50 puntos de ventaja con respecto a sus escasos e hipotéticos rivales demócratas y un margen amplio ante cualquiera de los republicanos.

Karlyn Bowman, especialista en opinión estadunidense en el centro de reflexión conservador American Enterprise Institute, acaba de publicar un estudio que reúne todos los sondeos que se hicieron sobre Hillary desde 1992. Concluye que "su imagen es muy positiva y que con el paso del tiempo lo fue aún más", en lo que consideró una longevidad excepcional, dijo a la AFP.

3. Señora presidenta

Después de 44 hombres, Hillary Clinton se convertiría en la primera presidenta de Estados Unidos --un evento histórico. Desde su derrota en las primarias de 2008, recurre a una fórmula: "es necesario romper el techo de vidrio más alto y más duro de la política estadunidense".

Pero Lara Brown, profesor en la Universidad George Washington, advierte que las votantes por lo general no se guían en función del sexo de los candidatos. "La idea de que las candidatas pueden atraer a las votantes es uno de los mayores mitos que existen", dijo a la AFP, respaldándose en una investigación.

Tres motivos para no lanzarse:

1. Un balance polémico

"La política exterior Obama-Clinton se reveló incoherente, y no logró cosechar mucho éxito diplomático", escribió el martes el cuartel anti-Hillary Clinton America Rising en un documento de 140 páginas.

Pasivos ante las manifestaciones en Irán en 2009, ingenuidad frente a Rusia, guerra civil en Siria, estancamiento en las negociaciones israelo-palestinas: los republicanos critican la falta de resultados concretos. Si hubiera que ponerle una nota, le atribuirían "F" (aplazada), según uno de sus posibles adversarios, el senador republicano Marco Rubio.

2. El caso Bengasi

Un videoclip podría acompañar a Hillary durante su eventual campaña electoral: en él aparece pronunciando una frase durante una audiencia parlamentaria el 23 de enero de 2013 sobre el ataque de Bengasi en 2012: "Cuatro estadunidenses acababan de morir. ¿Qué diferencia hace, a esta altura, que se deba a una manifestación o porque estos tipos habían salido una noche con la idea de matar estadunidenses?"

Los republicanos aseguran que la falta de preparación del departamento de Estado contribuyó directamente a la tragedia. Una comisión de investigación especial de la Cámara planea volver a convocar a Hillary Clinton, quien denuncia una maniobra política.

3. La edad, ¿una desventaja?

Hillary Clinton celebrará sus 69 años dos semanas antes de las elecciones presidenciales de 2016, la misma edad que Ronald Reagan que se mantiene como el presidente más viejo que haya sido electo en Estados Unidos, en 1980. Los republicanos dan a entender que tanto su edad como su salud después de su traumatismo a fines de 2012, deben ser parte del debate.

"Mi madre vivió con nosotros hasta los 92 años", respondió simplemente en ABC, prometiendo que publicaría un informe de salud en caso de presentar su candidatura.