Hamás amenaza con reanudar combates si fracasa negociación

El movimiento islamista advirtió esta noche que si el diálogo con el gobierno israelí en El Cairo no satisface las demandas palestinas, mañana regresará a la lucha armada, mientras crece la tensión.
Un niño palestino descansa junto a los escombros de una casa destruida en un ataque aéreo israelí en Abasan, al este de Khan Yunis
Un niño palestino descansa junto a los escombros de una casa destruida en un ataque aéreo israelí en Abasan, al este de Khan Yunis (AFP)

Gaza

El brazo armado de Hamas amenazó el jueves en la noche con reanudar las hostilidades si fracasan las negociaciones con Israel en El Cairo, cuando expire la tregua en la franja de Gaza el viernes en la mañana.

"Hacemos un llamamiento a la delegación palestina a no aceptar un alto el fuego si no obtiene satisfacción sobre las demandas de nuestro pueblo", indicó el portavoz de las brigadas Al Qasam, Abu Obaida, en un comunicado. El movimiento está "dispuesto a lanzarse de nuevo en la batalla", añadió.

La tensión aumentaba esta noche después de que los palestinos evocaran la posibilidad de que se reanuden los combates contra Israel, durante discusiones sobre la prolongación del frágil cese el fuego en vigor desde el martes en la Franja de Gaza.

Israelíes y palestinos llevan a cabo en El Cairo conversaciones extremadamente complicadas, con mediación de Egipto, para que el cese el fuego que expirará el viernes a las 08:00 hora local (05:00 hora GMT) se convierta en una tregua duradera.

Responsables palestinos dejaron filtraron amenazas, sin que sea posible determinar si reflejan la realidad de la negociación o si son maniobras públicas. Los palestinos "piensan en este momento que los combates se reanudarán mañana (viernes) por la mañana", dijo a la AFP un responsable palestino.

"Si Israel sigue ganando tiempo, no prolongaremos el cese el fuego", declaró a la AFP un miembro de la delegación palestina en El Cairo, bajo condición de anonimato. Más oficialmente, un portavoz del Hamas, Fawzi Barhum, indicó que no se ha tomado ninguna decisión sobre una prolongación de la tregua o sobre la reanudación de los combates.

Por su parte, los israelíes se mostraban extremadamente discretos. Israel, deseoso de dictar sus términos en las negociaciones para no parecer que cede a las reivindicaciones de Hamas, tomó la delantera el miércoles por la noche y anunció que está dispuesto a prolongar la tregua de forma ilimitada, pero sin ninguna condición.

En una muestra evidente de que las discusiones seguían, la delegación israelí enviada al El Cairo regresó a Tel Aviv el jueves, probablemente para tomar instrucciones, pero regresó a la capital egipcia por la tarde, indicó un responsable. A primera vista, las exigencias de los israelíes y palestinos son irreconciliables, pero tienen sobre sus hombros la presión de un terrible balance humano.

La operación israelí Barrera Protectora lanzada el 8 de julio mató a 1,886 palestinos, entre ellos 430 menores, según el ministerio palestino de Salud. Según UNICEF, 73% de las víctimas son civiles. Del lado israelí, 64 soldados y tres civiles perdieron la vida. La guerra pulverizó también la economía, ya de por sí debilitada, de la Franja de Gaza, un pequeño territorio de 360 km2 en el que 1.8 millón de personas intentan sobrevivir al bloqueo impuesto por Israel.

A pesar de la amenaza de expiración de la tregua, la vida de los gazatíes retomó desde el martes en un ambiente de normalidad con atascos y tiendas abiertas. Pero, el panorama de personas en refugios improvisados entre las ruinas de sus casas recordaba las semanas de conflicto.

El jueves por la tarde, cientos de palestinos salieron a las callas, respondiendo a un llamado del Hamas, para reivindicar la victoria militar. "Nos hemos llevado la victoria en el campo de batalla y, con el permiso de Dios, vamos a ganar en la arena política", dijo desde una tribuna el diputado Mushir al Masri.

"Resistencia, resistencia, resistencia", coreó la multitud en respuesta. La víspera de esta jornada crucial, el presidente estadunidense, Barack Obama, exhortó a los negociadores israelíes y palestinos a alcanzar una tregua duradera.

Asimismo, Obama presionó implícitamente a su aliado Israel a aceptar el levantamiento de un bloqueo impuesto desde 2006 a este superpoblado enclave palestino de 362 km2. Gaza no puede "mantenerse permanentemente cerrada al mundo", aseguró.

Los palestinos que viven en el territorio controlado por Hamas necesitan "esperanza", dijo el mandatario estadunidense. Debe haber "un reconocimiento por el hecho de que Gaza no puede satisfacer sus necesidades por estar cortada del mundo, incapaz de dar una oportunidad, empleos, o crecimiento de su población", añadió.

Para los europeos, es también vital ofrecer una perspectiva económica a Gaza, pero también consolidar a la Autoridad palestina y debilitar a las fuerzas extremista, entre ellas el Hamas, señaló una fuente diplomática.

Alemanes, británicos y franceses presentaron el miércoles una iniciativa para que las fuerzas de la Autoridad Palestina se hagan cargo de las fronteras en Gaza, donde impedirían la construcción de nuevos túneles y la entrada de armas, según una fuente diplomática. Los puestos fronterizos hacia Egipto e Israel se abrirían de nuevo, quizás progresivamente, y se construiría un nuevo puerto en Gaza.