Confirma Malasia hallazgo de campos y fosas comunes con inmigrantes

El lugar se encuentra junto a frontera con Tailandia, donde en las últimas semanas se han descubierto campamentos clandestinos y decenas de tumbas con restos de inmigrantes.

Bangkok

Malasia confirmó hoy el descubrimiento en el norte del país de fosas donde pueden estar enterrados cuerpos de inmigrantes y al menos 17 campamentos clandestinos utilizados por las redes de tráfico de personas.

El ministro del Interior malasio, Ahmad Zahid Hamidi, dijo que los campos fueron hallados cerca de la localidad fronteriza de Padang Baesar, en el norteño estado de Perlis, colindante con Tailandia, según el diario The Star.

"Cada tumba quizá tiene tres, cuatro cadáveres. Pero aún no sabemos cuántos hay en total. Probablemente vamos a encontrar más", señaló el ministro.

"Malasia como Gobierno no está implicada. Pero malasios, sí, lo reconozco como un hecho", precisó.

El inspector general de la Policía, Khalid bin Abu Bakar, se encuentra en el lugar para dirigir las investigaciones de los campos, utilizados por los traficantes para recluir a los inmigrantes hasta que sus familias pagaban un rescate.

Los campos fueron abandonados antes de ser descubiertos por la Policía.

El lugar se encuentra junto a frontera con Tailandia, donde en las últimas semanas se han descubierto al menos ocho campamentos clandestinos y decenas de tumbas con restos de inmigrantes bangladesíes y birmanos, muchos de la etnia musulmana rohinyá.

El hallazgo de los campos a principios de mayo en la provincia tailandesa de Songkhla, en el sur del país, desencadenó una campaña contra el tráfico de personas que provocó la desbandada de las redes de tráfico.

En los siguientes días, cientos de inmigrantes desembarcaron en Tailandia, Malasia e Indonesia, a pesar de que los intentos de la Marina de estos países por bloquear los barcos.

Se cree que los traficantes abandonaron los navíos, donde viajaban hombres, mujeres y niños en situación precaria.

El pasado miércoles, los Gobiernos de Indonesia y Malasia acordaron acoger temporalmente a todos los bengalíes y rohinyás que se encuentran embarcados en la región, siempre que la comunidad internacional se comprometa a reubicarlos en terceros países o repatriarlos en el plazo de un año.

Tailandia, que de momento se niega a acoger a los inmigrantes a la deriva en barcos, ha detenido al menos a 40 personas, en su mayoría políticos locales, relacionados con el tráfico humano.

Según el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), unas 25.000 personas zarparon en barcos desde Bangladesh y Birmania (Myanmar) durante el primer trimestre de 2015, el doble del número registrado en el mismo periodo del año pasado.

Los rohinyás son una minoría musulmana apátrida no reconocidos como ciudadanos en Birmania ni en Bangladesh.