"¡Hacen ruido los mexicanos!": papa Francisco

El pontífice recibió hoy 2015 con una misa en la Basílica de San Pedro, en dónde mandó un saludo especial a los numerosos fieles procedentes de México que asistieron al primer rezo del Ángelus.
El pontífice habló en el sermón con motivo de la solemnidad de la Virgen madre de Dios.
El pontífice habló en el sermón con motivo de la solemnidad de la Virgen madre de Dios. (EFE)

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco dirigió hoy un saludo especial a los numerosos fieles procedentes de México que asistieron al primer rezo del Ángelus en la Plaza de San Pedro, tras la misa que el pontífice ofició en la Basílica vaticana.

"Veo que hay muchos mexicanos y les saludo", agregó el papa argentino al final del rezo y de sus comentarios, que en esta ocasión giraron en torno a la paz.

"¡Hacen ruido los mexicanos!", comentó sonriente después al escuchar los gritos de los fieles de esa procedencia, que agitaron banderas de su país para llamar la atención del papa.

México es uno de los países americanos que han invitado al papa a visitarlo en 2015, cuando el pontífice tiene previsto trasladarse a ese continente hasta quizás en dos ocasiones, aunque no hay todavía confirmación de si se desplazará al país norteamericano.

Aunque se sabe que el papa tiene intención de viajar a varios países latinoamericanos -además de un desplazamiento a Estados Unidos en septiembre- se cree que lo hará quizás, a falta de confirmación oficial del Vaticano, a Bolivia y a algún otro país vecino.

En la misa, advirtió que pretender separar a la Iglesia católica de la figura de Jesús es una "dicotomía absurda".

El pontífice habló en el sermón con motivo de la solemnidad de la Virgen madre de Dios y cuando se recuerda la Jornada Mundial de la paz.

"Inseparables son Cristo y la Iglesia, porque la Iglesia y María van siempre juntas y esto es justamente el misterio de la mujer en la comunidad eclesial, y no se puede entender la salvación obrada por Jesús sin considerar la maternidad de la Iglesia", dijo.

Precisó que ninguna manifestación de Cristo, ni siquiera la más mística, puede jamás ser desligada de la carne y de la sangre de la Iglesia. Sin la Iglesia, Jesucristo termina por reducirse a una idea, a una moraleja, a un sentimiento.

También recordó que este día se celebra la Jornada Mundial de la Paz y por eso invocó la intercesión de la Virgen para que Dios donde paz en estos días: paz en los corazones, paz en las familias, paz entre las naciones.

Añadió que todos están llamados a ser libres y a ser hijos de Dios y cada uno según las propias responsabilidades, a luchar contra las modernas formas de esclavitud. "De cada pueblo, cultura y religión, unamos nuestras fuerzas", apuntó.