La Habana: cumbre logra el apoyo de AL

Hoy y mañana los 33 países del área actualizarán los ejes de su agenda.

Hoy y mañana los 33 países que integran la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), creada en 2011, se reúnen en La Habana sin la presencia de su máximo impulsor, el fallecido presidente de Venezuela Hugo Chávez, quien no obstante será recordado en la declaración final. Así lo adelantaron los cancilleres del organismo, que ayer afinaron el borrador del documento que suscribirán los mandatarios.

“Vamos construyendo, en la dura realidad, trabajosamente, el ideal de una América Latina y Caribe diversa pero unida”, dijo ayer el presidente Raúl Castro al inaugurar el megapuerto de Mariel, en el noroeste de la isla, que entregará el mando del bloque a la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla.

En el marco de esta segunda cumbre de la Celac se espera que México relance sus relaciones con Cuba, con una visita oficial del presidente Enrique Peña Nieto que llegó anoche a la isla; mientras que Raúl Castro inauguró su mayor obra de infraestructura, el megapuerto de Mariel (45 km al oeste de La Habana), junto a la mandataria brasileña, Dilma Rousseff, cuyo país construye y financia el proyecto.

Rousseff anunció en la inauguración un crédito de 290 millones de dólares para la segunda etapa del puerto, que se añade a los 802 millones aportados en la fase inicial.

La Celac, que a diferencia de la Organización de Estados Americos (OEA) excluye a EU y Canadá, fue lanzada en Caracas a instancias del presidente Chávez, quien ya estaba enfermo de cáncer.

Tras su muerte, el 5 de marzo en Caracas, algunos vaticinaron un incierto futuro a la Celac, pero la presencia en Cuba de los 33 países refleja que el bloque sigue caminando, según analistas.

La cumbre se realizará en el recinto ferial Pabexpo, que fue totalmente remodelado, en el oeste de La Habana. La seguridad fue incrementada en la ciudad de manera discreta, aunque no se esperan disturbios.

Ningún mandatario prevé reunirse con disidentes cubanos, a diferencia de lo que hicieron los gobernantes y cancilleres de siete países durante la cumbre Iberoamericana de 1999, causando indignación en la cúpula de la isla.

Opositores denunciaron el domingo decenas de arrestos de las opositoras Damas de Blanco y el disidente Guillermo Fariñas dijo estar bajo arresto domiciliario.

Fariñas y la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, pretenden participar hoy en un foro opositor paralelo a la cumbre junto a otros disidentes.

Ecuador se integrará en esta cita al “cuarteto” de Celac, que quedará conformado además por Costa Rica, Cuba y Trinidad-Tobago. En la siguiente cumbre en Costa Rica, en enero de 2015, Ecuador asumirá la presidencia del bloque.

La cumbre marcará además el retorno de Paraguay, suspendido en 2012 tras la destitución del presidente Fernando Lugo.

Cuba no pretende volver a la OEA, pero invitó a la cumbre a su titular, José Insulza, quien llegó ayer a la isla en la primera visita de un jefe del organismo desde 1959.

Otro invitado especial es el titular de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, quien rompió ayer el protocolo en una caminata por La Habana Vieja, donde habló con turistas, se fotografió con niños y se cortó el cabello en una de las nuevas peluquerías privadas de Cuba.

También el presidente chileno, Sebastián Piñera, y la mandataria electa Michelle Bachelet asisten a la cumbre. Piñera se reunirá con su par peruano, Ollanta Humala, en el primer encuentro tras el fallo histórico de la Corte de La Haya que ayer entregó a Perú una porción de territorio marítimo en manos de Chile.

En tanto, el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, desistió de viajar a Cuba por un conflicto por sobrecostos que podría paralizar el proyecto de ampliación del Canal, aunque una fuente de la cancillería había dicho que su ausencia obedecía a su molestia por la detención en 2013 de un buque norcoreano con armamento cubano no declarado, lo que violó un embargo de la ONU.


[Dé clic sobre la imagen para ampliar]